eldiario.es

Menú

De Juana, un marrón

- PUBLICIDAD -

Porque De Juana Chaos, para qué engañarnos, lejos del gudari que lucha por la causa y la libertad, era un marronazo de tomo y lomo para el Gobierno, para Batasuna y para cualquiera que tuviera una mínima expectativa puesta en el proceso de paz. Para el Gobierno, porque, como el propio Zapatero ha reconocido, le va a resultar muy difícil hacer comprender a un porcentaje importante de la población las razones y la legalidad de la decisión tomada. Aunque sea de una legalidad aplastante, y una práctica más que habitual y hasta necesaria en el sistema penitenciario español. También De Juana Chaos era un marronazo para Batasuna, porque ellos saben perfectamente que este tipo está loco y, de hecho, jamás le dieron poder de decisión alguno. Conscientes de que era una máquina desalmada matando, lo utilizaron y punto. Pero ahora hubieran preferido que ya no estuviera. Su presencia rompe el discurso de Otegi y sus actos no respetan ninguna directriz. Un elemento tan descontrolado no ofrece garantías y es un arma de doble filo. La disyuntiva era la siguiente: fabricar un mártir, alimentar la leyenda y quebrar el Estado de derecho, o dejar a un desquiciado mental, a un asesino repudiado por todos, en prisión atenuada, que no libre. El traslado de De Juana a un hospital del País Vasco, y luego a su domicilio, sólo podría ofrecer rédito político al PP, que parece dispuesto a exprimir esta baza. Rajoy no se muestra lúcido, su argumentación ha sido torpe, falta de rigor y de peso político: "Cesión al chantaje", "se acepta la amenaza", etc. Para añadir después que va a convocar a los españoles a la calle: "Ya diré cuándo les convoco y a qué les convoco" (¿?), aunque su intención, dice, es "no echar más leña al fuego". El problema es que tanto ruido impide escuchar otras voces y no deja margen para una reflexión serena. En cuanto a De Juana, espero que esos calditos incipientes se le atraganten, y confío en que la conciencia se le haya despertado con el hambre y le atormente hasta el fin de sus días.

Esperanza Pamplona

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha