eldiario.es

Menú

Justicia rápida para Aminatou

- PUBLICIDAD -

En junio de este año la guardia civil llevó a cabo la denominada operación Unión, con 21 detenidos y siete encarcelados. Fue después de una investigación judicial de más de un año. Políticos, arquitectos, empresarios y funcionarios de diversas instituciones resultaron imputados. Algunos de esos políticos han vuelto a sus cargos públicos para firmar mociones de censura contra otros políticos que no están imputados y que carecen de antecedentes penales. El mundo al revés, a la calle los presuntamente inocentes y al gobierno los presuntos delincuentes. Son las consecuencias de la lentitud de la justicia.

Pero ayer pudimos comprobar que la justicia no siempre es igual de lenta en la isla de Lanzarote. La activista proderechos humanos Aminatou Haidar ha sido llamada a declarar este miércoles por el juzgado de instrucción número 8 de Arrecife. La cita responde a una denuncia presentada sólo cuarenta y ocho horas antes por el director del Aeropuerto de Lanzarte contra Aminataou y las personas que el pasado domingo se encontraban dentro del recito aeroportuario en solidaridad con la mujer recientemente galardonada con el premio Coraje Civil de la Fundación Train de Nueva York. Se trata de una demanda contra el orden público porque se negaron a abandonar el aeropuerto a la hora de su cierre.

Sorprende esta rapidez de un juzgado de Lanzarote cuando se trata de tramitar una denuncia contra una activista proderechos humanos y la lentitud en los procesos contra tanto delincuente de cuello blanco y tanto traficante de maletines con comisiones para comprar voluntades políticas. Sorprende la diligencia a la hora de encausar a unos ciudadanos pacíficos, a los que se les roba el derecho a estar en su tierra, y la lentitud en las investigaciones contra algunos golfos que han asaltado los ayuntamientos conejeros y el cabildo de Lanzarote, que tienen sentencias condenatorias, antecedentes penales y que siguen presentando mociones de censura en los sitios donde no tienen mayoría suficiente para acceder a las cajas de caudales, o para dirigir las políticas urbanísticas siguiendo el dictado de los empresarios más especuladores.

Sorprende que los poderes del Estado estén humillando en Canarias a una mujer reconocida internacionalmente por su lucha pacífica. Sorprende y avergüenza lo que está pasando en Lanzarote. Y una profunda vergüenza debería sentir el ministro Moratinos cuando ha logrado que en los periódicos digitales (incluido este) los servicios secretos marroquíes se disfracen de lectores para aplaudir el trato que está dando a Aminatou Haider.

Otros artículos en el Blog Somos Nadie

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha