eldiario.es

Menú

Llegó, se fue y no hubo nada

- PUBLICIDAD -

Colocar el eje de las divergencias en Cuba destaca lo sabido. Washington está descontento con Zapatero. Pero si a diferencias vamos, ahí está Irak, la crisis de Oriente Medio gracias a la agresión norteamericana, los vuelos clandestinos de la CIA, Guantánamo, incluso el caso de Afganistán. El ministro Alonso aclaró la incomodidad española por su participación militar en esa aventura. “No se puede ganar el corazón de los afganos -dijo- con bombardeos indiscriminados que golpean a la población civil”. Rice se abstuvo de exigir más tropas a Madrid. Dada la crisis de la Alianza Atlántica (una oportunidad para la retirada definitiva española del pantano afgano) prefirió tirar poco de la cuerda. Algunas perlas cultivadas ofrecidas por la secretaria de estado merecen comentario. “No se puede dialogar con un régimen antidemocrático” (Cuba).” “Ha habido interferencias activas de Venezuela en los asuntos internos de sus vecinos. Venezuela tiene que respetar la soberanía de sus vecinos y actuar de manera democrática con respecto a su propio pueblo”. “Un país como España, que ha sido capaz de sobreponerse a un pasado autoritario y de darle democracia y libertad a su gente, entenderá que los cubanos merecen la misma cosa”. Todavía no ha desaparecido de la memoria colectiva el apoyo de Estados Unidos a la dictadura del general Francisco Franco, al menos desde el año 1953 hasta su muerte. Estados Unidos dialoga con innumerables regímenes antidemocráticos, algunos de los cuales considera aliados. Casi todos los gobiernos de Oriente Medio, dictaduras africanas como la de Guinea Ecuatorial y muchas más. Esto se debe a una sencilla razón. Rice mueve la diplomacia en función de sus intereses económicos y estratégicos, jamás llevada por la existencia o no de libertades democráticas en cualquier país. Moratinos tampoco dejó el debate claro por ese empeño en suavizar tensiones con la primera potencia del mundo. ¿Cómo que coincide con los objetivos de Washington? Una cosa es colaborar con La Habana para facilitar algún tipo de transición política y otra, bien distinta, los planes gringos de entrar a saco para imponer la privatización salvaje de la economía cubana. Tampoco puso el ministro énfasis en el fin del bloqueo, una grave e innecesaria concesión a Washington. Escuchar las acusaciones contra Venezuela de Rice provoca risa amarga. ¿Que Chávez irrespeta la soberanía de sus vecinos? ¿Por qué no se molesta en demostrarlo? ¿Quién lo dice? Los mismos que llenaron América de dictaduras militares en nombre de la libertad durante todo el siglo XX. Los mismos que saquean sus riquezas. Los mismos protagonistas de intervenciones militares contra países soberanos del continente. Los mismos que condenaron a la revolución cubana a un cerco rechazado por la comunidad internacional. Los mismos que conspiraron para derrocar por medio de un golpe de estado al presidente venezolano. Los que promueven hoy otro golpe mediático en Venezuela. Los mismos violadores groseros de la soberanía iraquí…

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha