eldiario.es

Menú

Llueve sobre mojado

- PUBLICIDAD -

Después de ese saludo del agua y de esa visión amable de las cuatro gotas que cayeron sobre el asfalto, llegó la realidad del almanaque. Contaba la radio que en el Parlamento canario iban a celebrar un pleno para hablar de la reforma del Estatuto de autonomía de las islas. La linda lluvia de la mañana se me transformó en chaparrón antipático con la noticia del día: llueve sobre mojado en la política canaria. La noticia del pleno estaba acompañada de otra protagonizada por la portavoz del gobierno canario. Carolina Déniz criticó al ejecutivo del Estado, dijo que Canarias no está en la agenda de Zapatero y que el PSOE está crispando la política de las islas. Es el mismo mensaje que dijo el presidente Paulino Rivero el lunes, y la dirección de Coalición Canaria el martes y que supongo que tenían previsto decir en el parlamento los socios de este Pacto Eterno. Llueve sobre mojado. Hagamos un poco de historia para entender este nuevo capítulo del la reforma del Estatuto. En septiembre de 2006 el Parlamento aprobó la reforma de la Carta Magna de las islas con los votos de Coalición Canaria y del PSOE. El PP fue el único grupo que votó en contra, porque consideraba que el Estatuto es un tema que no preocupa a la gente, y que el texto estaba lleno de propuestas inconstitucionales. El PP había comenzado la legislatura apoyando la reforma estatutaria y criticando a los socialistas, porque se negaban a estar en la comisión reformadora si no se incluía un cambio del sistema electoral. Pero a la tropa de José Manuel Soria se les terminó la vocación reformista el mismo día en que el presidente Adán Martín cesó a los consejeros del PP que formaban parte de su gabinete. Varias decenas de militantes peperos perdieron coche oficial, dietas, secretarias y tratamiento de Excelentísimo o Ilustrísimo. Esto no debía salirle gratis a Adán Martín, quien dejó de ser el mejor presidente de esta nacionalidad ultraperiférica y se convirtió en el presidente más de débil de la historia de Canarias desde la época de Artemi Semidán . Tras sufrir un nuevo batacazo como consecuencia de su torpe estrategia política, Soria volvía a intentar salvar los muebles guardando la imagen ante los suyos sacando pecho y haciendo declaraciones que parecían trascendentales… Llovía sobre mojado. En el otro lado de la bancada parlamentaria, el socialista Juan Carlos Alemán, también cambió su discurso. Adán Martín dejó de ser malo malísimo, y se convirtió en un hombre pragmático al que se debía apoyar para dar estabilidad política a la comunidad autónoma . De repente, los socialistas estaban dispuestos a apoyar una reforma estatutaria aunque no incluyera un cambio del sistema electoral. El texto que salió de la cámara de Teobaldo Power insinuaba la posibilidad de reformar el sistema electoral, pero no concretaba nada, valía lo mismo pá un roto que pá un descosío. Juan Carlos Alemán volvía a servir de pata para mantener la mesa de Coalición Canaria en un momento en el que las termitas peperas comenzaban a comerse la madera. Llovía sobre mojado. El Parlamento canario estrenaba ayer temporada con un pleno que nos costará a los contribuyentes varios miles de euros. Un pleno que no servirá para nada, porque en estos momentos la reforma del Estatuto se debate en las Cortes Generales. Así se lo dijimos clarito al diputado de Coalición Canaria José Miguel González. Los oyentes de El Correíllo (perdone esta cuña publicitaria en medio del artículo, señor Sosa) pudieron escuchar en directo el argumento del CC y PP para convocar el pleno: “que el pueblo canario se entere del apoyo del Parlamento a la reforma del Estatuto.” José Miguel González se enfadó mucho cuando le dijimos que después de innumerables ruedas de prensa en las que Coalición Canaria y el PP han dado su visión del nuevo Estatuto, creíamos que el pueblo canario ya se había enterado de la nueva vocación reformadora del PP. Así que si usted, estimado lector, sabía que CC y el PP apoyan una reforma del Estatuto de Autonomía que se tramita en el Congreso de los Diputados, si usted sabía esa gran noticia antes del pleno de ayer, entonces usted no debe formar parte del pueblo canario, porque el pueblo canario (González dixit) no se había enterado hasta ayer… Llueve sobre mojado. Como les decía al principio, la lluvia saludó ayer por la mañana a los habitantes de esta ciudad. El agua fue mi primera acompañante nada más salir a la calle. Pero las primeras noticias del día quitaron toda la magia y las cuatro gotas matinales se transformaron en chaparrón pesado, repetitivo e inútil…. Llueve sobre mojado.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha