eldiario.es

Menú

Manifiesto por Grupo Tamarán

- PUBLICIDAD -

El Grupo Tamarán, como parte activa de la sociedad civil, cree oportuno hacer pública su honda preocupación por la delicada situación económica, social e institucional que estamos viendo y viviendo en el momento actual. ¿Está justificada esta "preocupación"? Ante la recesión económica que está experimentando la Unión Europea, la zona euro, España y esta región canaria, estimamos que es prioritario que esta sociedad se plantee, en estos momentos críticos, si la llamada "integración realista" a la que fuimos obligados en el año1989 por una decisión del Parlamento canario, es adecuada 22 años después con la globalización de la actividad económica, y el desarrollo de las modernas tecnologías de la comunicación y de la información.

La caída de la economía canaria ha sido y es espectacular: en el año 2000 la estructura de nuestro PIB ( Producto Interior Bruto), índice de actividad y de riqueza, se comportaba de la siguiente forma: el sector primario (agricultura, ganadería y pesca ) representaba el 5%; el sector industrial suponía el 9 % ( incluyendo agua y energía); el sector de la construcción alcanzaba el 16 % y el sector servicio el 70% . A esto hay que añadir el PIB por cabeza, que ascendió a 13.000 euros (el 95% de la media nacional), con una convergencia con la UE caracterizada por ocupar el puesto 188 entre las 251 regiones comunitarias.

En el año 2010 estos índices son 2,5% , 6% ,11% y 80%. Ni los 550 millones de consumidores comunitarios ni los 500 millones de euros, que como promedio anual transfiere Bruselas para la cohesión económica y social de la región, han servido para "salvar a Canarias". Con una tasa de paro del 29,8%, según la EPA del segundo trimestre de este año, liderando a las Comunidades autónomas y a casi todas las regiones comunitarias, con cerca del 50% de los menores de 25 años en paro y con mas del 30% de la población bajo el umbral de pobreza, hay que admitir y reconocer que la situación está al límite.

Y mientras tanto, la economía no solo está en caída libre, sino que además las perspectivas de futuro no son nada positivas: la reducción de la deuda soberana, el equilibrio presupuestario, la recapitalización del sistema bancario, las reformas estructurales, la modificación de la política laboral, la del estado del bienestar, etc., que vemos todos los días en la prensa y en las agendas de las futuras reuniones de los gobiernos comunitarios, nos recuerdan que la travesía del desierto va a ser larga y durísima. Canarias se va a tener que habituar a más de 350,000 parados anuales, ante la incapacidad de crear puestos de trabajo para los actualmente en esa situación , más los que habrá que añadir, entre 12,000 y 15,000 jóvenes , que se incorporarán cada año al mercado laboral .Por ello , creemos que es el momento de que se abra un debate en la sociedad sobre el papel de Canarias en el mundo, que se debería orientar en dos direcciones, una estrategia exterior y otra interior:

I- Los componentes de la exterior serían los siguientes puntos:

a) ? pedir o negociar con las autoridades comunitarias y nacionales la revisión y /o modernización de la actual situación, recuperando las excepciones de la normativa comunitaria que por razón de nuestro Régimen histórico, económico y fiscal, se aceptaron para Canarias.

b)- solicitar el libre acceso de los productos canarios en el mercado interior, con un trato similar a los países terceros;

c)- modulación de las normas de libre circulación , ante las cifras elevadas de población que permitan supervisar la evolución demográfica, con más de 255 habitantes por Km cuadrado.( en el caso concreto de Gran Canaria son 660 por km2)

d)- sustituir la Zona Especial Canaria (ZEC) por un moderno régimen fiscal, que presente a Canarias en el mercado internacional ,como "un territorio de baja fiscalidad". El Impuesto de Sociedades y el de la Renta de las Personas físicas, deben equipararse a los de Ceuta y Melilla ( el 50% de los aplicados en la Península) o el que sea más favorable entre los vigentes en países miembros.( ejemplo el de Malta, que cuenta con un tipo del 10% en sociedades).

Estos elementos podrían permitir una diversificación y modernización de la economía regional, incrementar el consumo y el ahorro de nuestra población y que los extranjeros o comunitarios que fijen su residencia en la Región se sientan estimulados a incorporar su patrimonio y sus actividades a las islas. Y siempre será un cuadro que permitirá la creación de nuevas empresas y actividades que potenciarían el tejido industrial y el empleo, ante el inmovilismo actual y la inutilidad del régimen especial, que no favorece la inversión extranjera.

II - Los componentes de la estrategia interior. Dentro de esta línea nos referiremos a tres cuestiones:

a).- la adecuación del sistema electoral a tomar en consideración a las personas y no a los territorios, lo que produce unas injusticias incomprensibles;

b).- la reorganización territorial, simplificando el creciente intervencionismo que se ha generalizado en nuestras instituciones ,y convirtiendo a los Cabildos ,en los verdaderos protagonistas de la aplicación de las distintas medidas de política económica y social en sus jurisdicciones;

c).- sanear la política turística, ya que no se puede estrangular al motor de la economía canaria como lo ha sido. Se precisa la reconversión de la industria turística.

El ejemplo de la Comunidad balear es "de libro". En los años noventa del siglo pasado se autorizó la construcción de nuevos hoteles en sustitución de plazas de apartamentos y hoteles obsoletos.

Hoy cuenta con más de 1.200 hoteles , que cubren el 80% de sus plazas turísticas ,con una tasa de paro del 6% y de un PIB per capita del 110% de la media nacional, frente al 82% de la canaria. Con igual número de turistas que Canarias, en una temporada de sólo 5 meses, y con una población total de 1.200.000 habitantes en un territorio de 5.000 Km 2. No hay que alarmarse por la defensa del paisaje canario. Casi el 50% del territorio está protegido por el programa Natura y por la normativa vigente; se calcula que entre el 15 y 20% de la superficie está ocupado por construcciones, viviendas y carreteras y autovías (en Gran Canaria el negocio turístico ocupa el 2.4% del territorio). La utilización del resto del paisaje es posible administrarla con racionalidad, con eficiencia y eficacia, y , por descontado ,sin demagogia ni intereses bastardos. El futuro de los jóvenes canarios está en juego y tienen que ser ellos los más interesados en defender el patrimonio que la Providencia ha legado y el conseguir que la Región sea una potencia turística de verdad, poniendo en práctica las medidas que

se proponen, y más si cabe, en este manifiesto.

Grupo Tamarán

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha