eldiario.es

Menú

Marca Canarias: un yogur con 7 sabores

- PUBLICIDAD -

La frase es de Eulogio Bordás Presidente de THR y la pronunció durante la presentación del primer plan de marketing turístico que tuvo Canarias allá por los años ochenta. Yo la suelo utilizar desde entonces porque enuncia de forma breve y gráfica uno de los principios básicos de lo que debería ser nuestra estrategia turística.

Todos los años, cuando se acercan las fechas de FITUR, la Feria Internacional de Turismo que se celebra en Madrid, se puede palpar claramente que la famosa frase del yogur de Eulogio Bordás, quedó solo en eso, en una frase ocurrente y certera que a día de hoy no hemos sabido implementar de forma seria en nuestras políticas turísticas.

A mí, estos días, cuando saltan a la luz de la comunicación las consabidas desavenencias entre las islas y el gobierno de la Comunidad Autónoma, con motivo de la mencionada feria turística, se me ocurre otra frase, seguramente no tan certera como la del yogur pero creo que bastante significativa: "sin consenso no hay yogur" y me explico.

Como se ha repetido últimamente hasta la saciedad en distintos foros profesionales del turismo, hasta que no nos tomemos este importante sector de nuestra economía como "asunto de estado" y se consiga un acuerdo amplio para establecer las líneas maestras de la planificación estratégica del mismo, no lograremos que el paraguas de la marca Canarias y sus siete sabores turísticos, saquen el mejor partido comercial a eventos tan importantes como FITUR.

En la actualidad existen unos grandes desequilibrios de oferta alojativa, sobre todo entre las dos islas capitalinas, que están permitiendo agrandar la brecha del rendimiento del sector entre las islas, dándose la paradoja de que en unos años, Gran Canaria que recibía más turistas que ninguna otra isla, sobre todo porque tenía más camas, en el pasado año 2013 sigue teniendo más camas que ninguna otra isla pero ha recibido más de un millón de turistas menos que la otra isla capitalina,

Esto obedece no solo a que no hay una planificación adecuada para el sector que distribuya de forma adecuada el desarrollo de "los sabores turísticos", sino a una manipulación bastante burda y descarada de la legislación del sector por parte de los que pueden hacerlo, perjudicando a su antojo a unas islas y beneficiando a otras que aprovechan las circunstancias, como no puede ser de otra manera.

Esperemos que este año FITUR sirva para acercar posturas en materia de planificación turística, para reforzar el mercado ruso y el de cruceros, reactivar el peninsular y mantener nuestros excelentes resultados en los países de

Europa central y Escandinavia. Y que los "sabores turísticos" se distribuyan en igualdad de condiciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha