eldiario.es

Menú

Maspalomas Oasis: Quinto informe

- PUBLICIDAD -

Escribo estas líneas para comentar algunas cuestiones de un informe técnico presentado por el Cabildo Insular de Gran Canaria en 1956 cuyo objetivo era evitar la construcción de una mina de agua en el cauce del Barranco de Ayagaures aguas abajo de la gran Presa de la Angostura (Presas de Ayagaures). Y lo hago porque ese informe histórico me parece relevante a tenor de lo escrito en uno de los cuatro informes del caso Colón, donde se dice que los arquitectos que proyectaron el Hotel Maspalomas Oasis "cometieron el gravísimo error de proyectar y dirigir la construcción del hotel dentro de un paraje natural único e histórico, contribuyendo así a la urbanización degradante del lugar".

Así pues, en 1956 el Cabildo Insular dijo que aguas abajo de su gran Presa de Ayagaures, junto a la desembocadura del barranco y del Faro de Maspalomas, había una pequeña laguna conocida por el nombre de Charco de Maspalomas, donde se reflejaba la torre del faro, entre un oasis de palmeras que forman un lindo bosquecillo en medio de unas dunas de blanca arena. Y añadió en su informe que la Corporación Insular se interesaba en esos momentos por la conservación de las bellezas naturales como atracción del turismo, siendo ese lugar uno de ellos, muy frecuentado por propios y extraños como playa de baños y objeto de excursiones familiares. Y como era un lugar con mucha afluencia de viajeros el Cabildo sostenía allí con carácter permanente personal de vigilancia y limpieza.

Por su gran interés reproducimos a continuación dos parágrafos completos del informe, porque parece que fue el Cabildo el primero que quiso utilizar el palmeral, la charca y la playa de Maspalomas como elementos ornamentales de lo construido:

Además, como por su claro cielo y templada atmósfera es un sanatorio insustituible para combatir padecimientos reumatismales, se ha establecido un activo movimiento internacional desde las frías poblaciones septentrionales (suecos y finlandeses especialmente) que allí buscan remedio, por las virtudes curativas del clima, a las inclemencias del riguroso ambiente de su patria, que altera su salud. A tal punto se ha desarrollado este foco de atracción que son las playas de Maspalomas en los alrededores del Charco, que el Excmo. Cabildo Insular ha gestionado y obtenido de sus propietarios se le permita construir un balneario que ofrezca cómodo alojamiento al turista que de tan lejanas regiones se desplaza, en busca de esparcimiento y salud.

En los planes que tiene en camino de convertir en realidad el arquitecto que ha de redactarlos, hace entrar como elementos imprescindibles que han de cooperar a la ornamentación y ambiente e incluso atracción deportiva, en lugar tan desprovisto de artificiales espectáculos, no sólo la limpia playa sino la laguna de agua dulce y el palmeral adyacente.

Respecto al famoso concurso ganado por los franceses, dos cuestiones a tener en cuenta: que un proyecto dice cómo parecen las cosas, no cómo funcionan las cosas; y que es verdad ese viejo aforismo militar que dice que ningún plan supera su toma de contacto con la realidad. En fin, que San Agustín tuvo su concepción y nacimiento del concurso porque estaba más cerca de todo, pero lo realizado junto al palmeral, la charca y la playa de Maspalomas en aquellas décadas de los 60 y 70, mientras se construía la gran Presa de Soria, lo quiso hacer antes el Cabildo Insular de Gran Canaria, al igual que la Presa de Soria. Por cierto, la idea de construir dos presas en Ayagaures también fue de la iniciativa privada, pero La Angostura fue construida por el Cabildo y Gambuesa por el Estado.

Dicen que al observar la Naturaleza o el Paisaje cada uno lo ve según su formación y sensibilidad, pero en todos los informes técnicos sobre el medio físico y cultural debería de primar siempre el cuidado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha