eldiario.es

Menú

Maspalomas y tú

- PUBLICIDAD -

De la primera no he visto la denuncia de la Consejería del Cabildo de Gran Canaria ni de la Consejera de Turismo del llamado Gobierno de Canarias, al menos hecha pública por sus jefes, de lo que deduzco que la máxima responsabilidad en el asunto es el propio Señor Roberto Moreno por la parte que nos toca más directa y cercana.

Y lo de Telechicho pues tiene una vertiente puramente victoriana, -nos alarmamos de que las señoras salgan con las domingas al aire, y ponemos el grito en el cielo cuando se emite un reportaje de sexo arenoso en la playa de Maspalomas,- mientras somos capaces de permitir que nos devoren políticos, jueces, prostitución callejera y otros estamentos que, en asuntos de chupas, saben más que suficiente.

Cada cual es libre de practicar el sexo según su propia tendencia pero de ahí a colocar una alfombra en el balcón clamando que tienes tal o cual tendencia me parece impresentable.

Esto es lo que hay y lo que hubo en Arena Mix, este es el turismo y la población que tenemos y estas son las consecuencias de una pésima gestión insular del turismo y de dar por muerto a sectores turísticos que son la envidia nacional, porque a sol y playa todo el año, no hay quién tenga mejor regalo que el nuestro en Europa.

Hay voces para defender Canarias de este esperpéntico espectáculo de sexo en la playa para defender la victoriana, hipócrita y carente de valores sociedad nuestra. Pero no será la de la Sra. Carmen Guerra que está mucho mejor con un cesto cargado de piedras que hablando. El silencio es una forma de opinar, señora.

¿Indigna este penoso y repugnante espectáculo?

Indigna que quienes tengan que estar vigilando no estén para cumplir con sus obligaciones.

Indigna que la alcaldesa de la zona no sepa como está la playa porque "hace tiempo que no va".

Indigna que nuestra principal industria turística se venga abajo a causa de necios incompetentes, corruptos, y patronatos que no son más que velatorios de urbanizaciones que han sido y son presa de la codicia de los propietarios,- que habrán ganado cincuenta veces lo que invirtieron-, y no quieren oír hablar de reparar, adecuar a normativas de seguridad, etc., sus respectivos apartamentos y bungalows.

Indigna que en un solo bloque de apartamentos o de bungalows convivan familias españolas residenciales con turistas discapacitados, personas de edad tardía y turismo de tendencias sexuales que lo último que desean, salvo los exhibicionistas orgullosos que son los más vistos, es que se les trate solamente como seres humanos y allá cada cual con sus tendencias.

La exhibición de imágenes lesivas para el más mínimo pudor exige que con la alcaldesa al frente, se pongan los puntos sobre las íes.

Haga usted con su recto proceder lo que le de la gana pero no será invadiendo territorios por donde nadie impide que un inocente pase por delante.

Los responsables turísticos de las islas son los que deben dar el paso al frente, si es que tienen pies y cabeza, aceptar sus gravísimos errores en la gestión del turismo y tener la decencia del arrepentimiento y propuestas de mejoras inmediatas del turismo en general y el que corresponde a la zona Sur, en particular.

Si tiene ganas de defecar vaya al baño.

Si tiene ganas de comer, sírvase la comida en un comedor.

Si tiene sueño vaya a la cama.

Si quiere sexo hágalo en la habitación donde los niños no oyen, no ven y no se lesiona la inocencia de los pequeños ni el pudor de todos en general. Y su tendencia sexual me la trae al fresco tanto como el agua, con gas o sin gas, diurética o bórica.

No se puede consentir bajo ningún aspecto que las arenas de una playa sin igual sean la cama de relaciones sexuales.

Las playas no están para eso. Y las nuestras, con tanta provocación y tanto inútil e inepto al frente del turismo que debe velar (vigilar, lo otro lo hacen las cabras) por un turismo de calidad venda nuestra principal fuente de riqueza al mejor postor, chulos, síndromes HX, carteristas y un largo etcétera gracias a que sientan en la calle a las mejores cabezas para gestionar el buen turismo y viven de su ego, soberbia, y prepotencia.

La telechicho (puede que vaya con segundas) no es responsable de la emisión de esas devastadoras imágenes. La responsabilidad culposa y delictiva es de los que están al frente del Turismo que venden una cama, "todo incluido" al precio que sea.

Esto si es una crisis de verdad: la codicia, no aprender a ganar menos.

Las prostitutas están de rebaja y aceptan lo que sea y en el lugar que sea.

El balanceo del reloj de pared ha tocado un extremo y recorrerá el camino hacia el otro.

* Médico Neurólogo

Carlos Juma*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha