eldiario.es

Menú

Momentos estelares: 'Eolo' y el Cabildo por Roberto Moreno

- PUBLICIDAD -

Ya estallado Eolo, en varios memorables Plenos de enero y febrero de 2006, el grupo Popular con Soria a la cabeza impide la creación de una comisión de investigación en el Cabildo, que finalmente establecería el Parlamento, bloquea la comparecencia de un ex consejero de Megaturbinas para explicar el caso y alega que dicha empresa carecía de capacidad legal para presentarse al concurso porque sus objetivos sociales no incluían la generación de energía eólica. Aseveró además el Presidente en aquella ocasión que nadie de la institución tenía algo que ver con el caso, unos días antes de que dos de sus trabajadores fueran detenidos en el mismo Cabildo en relación a la trama que bichaba el concurso público . Así, Soria impidió en aquel momento que se aclarara cual fue el proceso por el que desde la representación del Cabildo en su Consejo de Administración, se decidió que Megaturbinas quedara ajena al concurso y se convirtiera de hecho en una empresa inservible en la práctica, pues su papel original tenía que haber sido el de “fabricar dinero” a beneficio del Cabildo a partir del viento. Fue especialmente patética la razón alegada en Pleno sobre su objeto social pues al concurso se presentaron, con todas las de la ley, desde imprentas hasta parques temáticos, empresas que no están inicialmente interesadas en la generación eléctrica. Dejando aparte la investigación judicial, cuyas múltiples hijuelas en forma de alquileres personalísimos, amistades empresariales peligrosas y funcionarios que calculaban comisiones en base a megavatios concedidos, se fueron conociendo posteriormente, el caso Eolo supuso para el Cabildo, como administración pública, el cercenar una fabulosa fuente financiera basada en una riqueza común de la que gozamos en Gran Canaria de manera especial, el viento. Recordemos solamente que en los estudios técnicos del proyecto se establecían unas posibles ganancias de un 300% respecto del coste de mantenimiento de las infraestructuras iniciales, de forma que ya al segundo año de establecimiento del parque eólico (si todo hubiera ido bien, en 2008) comenzaría a entrar dinero por esa vía al Cabildo, dinero que no sólo sanearía sus arcas sino que sería la base financiera de toda una posible pléyade de proyectos para la Isla que, ahora, tendrán que esperar años para verse realizados. * Consejero insular del Cabildo de Gran Canaria, PSC-PSOE

Roberto Moreno*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha