eldiario.es

Menú

Noticias del mundo

- PUBLICIDAD -

News of the world se convirtió, por méritos propios, en un referente del amarillismo periodístico y de cómo un tabloide sensacionalista se transformó en el termómetro que marcaba la pauta social en la Gran Bretaña real y tradicionalista.

Pocas cosas escapaban del ojo inquisidor de un medio capaz de cercenar las aspiraciones políticas de quienes no aceptaban "pagar" el diezmo que exigían los responsables del tabloide londinense, sabedores de su poder.

Después estaban los miembros de la casa real, actores, deportistas, escritores y todo aquel que sirviera de "carnaza" para los incisivos de quienes lograban que News of the world saliera a la calle, día a tras día.

Al final, la orgía de despropósitos, excesos y delirios de un medio desmedido y sin ningún tipo de ética, se convirtió en el evangelio de todos aquellos que desayunaban, comían y cagaban con las mentiras, tergiversaciones y esperpentos que vomitaba el tabloide británico.

Cada cual es muy libre de creer lo que quiera, pero nadie, o casi, cayó en un detalle aparentemente inocuo; es decir, en los medios por lo que se lograban las exclusivas que cada día aparecían en las paginas del tabloide.

Ya se sabe que los reporteros gráficos y los redactores de los medios de comunicación pueden llegar a protagonizar verdaderas "películas de espías" con tal de lograr una instantánea y un titular.

En algunos casos, la historia del periodismo esta llena de intrépidos reporteros que lograron exclusivas tan sonadas como el caso Watergate y el periódico que la publicó, el famoso Washington Post. Sin embargo, a su lado hay una miríada de descerebrados, carentes de toda ética, capaces de convertir a un demente, a un asesino o a un criminal en una toda una celebridad.

Poco a poco la realidad se fue tergiversando y lo que antes era blanco, después fue negro, azul y amarillo, y el desatino estaba servido.

News of the world se transformó en eso mismo, en las noticias de un mundo amoral, nauseabundo y carente de toda ética, el cual se alimentaba de las miserias y la podredumbre de un mundo irreal, pero tremendamente rentable para los propietarios del medio.

En un escenario tan surrealista como el que dibujaba el tabloide, cada día se convertía en un ejercicio de insensata prestidigitación informativa el cual se alimentaba de cualquier fuente, costara lo que costara y recurriendo a cualquiera.

Todo este desatino y desmedida ansia por contar "las miserias ajenas" llegó a un punto insostenible, un punto que se ha ido transformando en una autentica tormenta tropical, la cual esta causando una verdadera catástrofe en el imperio periodístico que se escondía detrás del tabloide británico.

Ahora queda pedir responsabilidades a quienes aceptaron los sobornos de los responsables del tabloide, quienes los aprobaron y quienes durmieron tan tranquilos ante tales prácticas. No es ilógico pensar que las responsabilidades solamente afectaran a cargos intermedios y algún "alto cargo", que servirá de ejemplo para quienes reclamen mano dura para con los responsables.

De todas maneras, todo esto no nos debería hacer perder de vista un hecho irrefutable: News of the world llegó a tener el poder que tuvo no solamente por la mala praxis profesional de sus responsables, sino por la fidelidad de unos lectores que compraban el tabloide sin pensar en los medios utilizados para lograr sus exclusivas. Los lectores auparon a éste y a otros tabloides a un lugar que nunca debieron ocupar y ahora me resulta muy fariseico el acto de rasgarse las vestiduras, como si la culpa no fuera de ellos.

Mejor les vendría a los británicos y a todos aquellos que disfrutan con este tipo de medios pensarse las cosas antes de comulgar con engendros como News of the world. El resto vale de bien poco y demuestra por qué el mundo funciona como lo hace.

Eduardo Serradilla Sanchis

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha