eldiario.es

Menú

Si yo fuera del PSOE

- PUBLICIDAD -

Si lo fuera, de sonora patada pondría ante la Justicia a todo aquel del que tuviera conocimiento cierto de conductas delictuosas.

Si se diera ese supuesto lucharía con todas mis fueras para que la verdad, libertad y justicia fueran atributos irrenunciables y consustanciales a ese partido.

Si yo fuera militante socialista vigilaría muy de cerca a los que en aparente sordomudez actúan de una manera absolutamente despótica para que su triunfo fuera el descenso de los escalones que han aprendido a subir.

Si yo fuera militante socialista no permitiría que a su vera vampiricen las arcas públicas partidos liderados por floreros con o sin bigotes. Tampoco que hicieran de los tambores electorales, redoble.

Si lo fuera impediría a toda costa en el esencial ejercicio del poder conferido como ministro que haya denuncias, querellas y demás majaderías con soportes documentales "casi seguros" y que los Juzgados se convirtieran en salchicherías donde como suele ocurrir, los chorizos son más grandes que el pan y saben más latín que los abogados.

Y si lo fuera o fuese y en estado de coma no dejaría de levantar el ánimo para luchar por mis ideas y conseguir las máximas cotas de poder limpiamente.

No me fijaría tanto en lo que hacen los demás, allá ellos con su turrón, sino en criticar las actuaciones de las personas que militan en esta formación política.

Si lo fuera no abandonaría la nave en estos momentos y menos aún dejaría de acudir a las urnas para castigar a los que han gobernado al amparo de sus siglas. La abstención electoral no es un castigo a los propios sino fruta madura para los adversarios.

Si lo fuera, rompería el principio de la acción basado en el TUMÁS, cargue cada cual con sus errores y me iría a mi casa sin soltar putrefactas frases.

Si lo fuera, buscaría los modales, educación y cortesía a las que se supone hemos llegado con la madurez de la democracia española.

Si lo fuera, no permitiría que el uso del poder me convierta en un mentiroso necesario. La verdad siempre dura un instante más.

Si lo fuera no haría de la decepción mi bandera y de la silla la mortaja de mis ideas.

Si lo fuera admitiría que ese partido político tiene seguramente menos caminos con sangre oscura que corazones limpios, sangre roja y corazones posicionados a la izquierda.

Si lo fuera comenzaría a reflexionar seriamente que estamos en una época en que el pragmatismo es preferente sin tener que abdicar de mis ideas.

Si lo fuera trataría de que convencer a mis compañeros que las ideas fijas están sólo en las mentes atadas por un trastorno obsesivo.

Si lo fuera no dejaría que el abatimiento y cansancio hicieran mella en mi alma, antes al contrario, invitaría a luchar con viento en contra siendo persistente en mis ideas sin que éstas deban ser de perfiles rumiantes. No hay que ser ni convicto ni confeso; eso lo dejo para los que han cometido acciones punitivas, al socaire que diría el rey de los sombreros de los "avatares de la vida". La ideación convicta y confesa no debe estar en un cerebro con capacidad de crítica y razonamiento.

Si yo fuera militante socialista no abdicaría de mi militancia sino que desde esa plataforma lucharía por el bien común de mis conciudadanos y admitiría sin ningún género de dudas que "la razón es un a sartén de doble mango".

Si lo fuera no permitiría que quién sea vencedor nato se le mande a Siberia.

Si fuera militante socialista prepararía mis maletas para esta etapa en que priman nuevos desafíos. Antes socialistas que marxistas, ¿y ahora qué? Pues lo que toca, hay que navegar con fuerza y decisión con el viento en contra y la mitad de la marinería haciendo agujeros en el casco.

Mañana la segunda entrega: si yo fuera del PP.

Queden absolutamente claros mi libertad de criterio e independencia de cualquier "sigla por los siglos", amén.

Carlos Juma

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha