eldiario.es

Menú

¿Pacto sobre el cambio climático?

- PUBLICIDAD -

Los dos países más contaminantes de gases de efecto invernadero, los cuales no firmaron el Protocolo de Kioto: EE UU y China, junto con los emergentes en desarrollo industrializado: Brasil, India, Sudáfrica (y otros como Pakistán y Méjico), que con artimañas a lo capo, revientan la cumbre canallamente, para no firmar los nuevos acuerdos, a espaldas de todas las naciones del mundo, rompiendo la unanimidad de criterios y corresponsabilidad que tiene que existir en todas las naciones, y todas ser escuchadas en sus propuestas, en el logro de proteger la Naturaleza habitable y todos sus seres vivos. ¿Es que los demás países del planeta, son convidados de piedra, en este asunto de vital importancia para la subsistencia en la Tierra?

En la reciente cumbre de Cancún, se ha llegado a un acuerdo in extremis, pero bajo mínimos; y por presión de las potencias de contaminaciones a diestro y siniestro, y con los criterios absolutistas de EEUU, China y Japón, para cumplir el expediente de la cumbre y no provocar otro fracaso más. En la que parece ser, que todos quedaron satisfechos. ¿Pero cumplirán este principio de pacto de mínimos? Lo dudo, con toda pena. En definitiva: paños calientes, o curar la herida con sal. Porque es perentorio ofrecer una urgente solución a un peligro tan grave, que pende sobre nuestras cabezas, como la espada de Damocles.

Este tema del Cambio Climático es muy grave, y no hay que ponerle apósitos y anodinas medidas, que nada solucionan en la creciente contaminación y alteración del clima y de la Naturaleza, con tantos desmanes en la polución atmosférica, con la quema de combustibles fósiles: carbón, gas y petróleo, que al final, si no lo remediamos resultará imparable y catastrófico para el desarrollo de la vida en la Tierra, según lo pronostican los científicos del Cambio Climático.

Todas las naciones industrializadas de occidente sufren la demencia patológica de los siete pecados capitales. O renuncian a sus egoísmos financieros o somos absorbidos por los desastres climáticos, dependiendo solo de las decisiones de las altas y gélidas políticas, que solo entienden de pingues beneficios dinerarios. Como si ellos estuvieran inmunes a las catástrofes. Para ellos los ciudadanos de a pie, nada pintamos en este cuadro ecológico. Y para la prensa, tampoco es asunto de prioritario interés, careciéndose de artículos que se manifiesten por este grave tema; ni en las tertulias políticas, que se reiteran en temas baladí. En un asunto en el que nos jugamos la vida, cuan ruleta rusa, si no ponemos urgente remedio.

Teo Mesa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha