eldiario.es

Menú

Paidófilo y pederasta

- PUBLICIDAD -

Ante las declaraciones del alcalde de Valladolid acerca de la recién nombrada ministra de Sanidad, Leire Pajín, el Partido Popular debería haber fulminado al alcalde, públicamente si me apuran, eliminarlo de la militancia del partido y suprimirle toda suerte de prebendas que cobrase a través del partido. Pero no. "Ha pedido disculpas", dice, por ejemplo Esperanza Aguirre, una de las personas de más peso en el propio partido y sobre todo en la comunidad de Madrid. Me extrañó, porque siendo mujer no entendí por qué no se sintió más ofendida. Pienso que Javier León de la Riva debería haber dimitido de su cargo nada más haber pronunciado esas palabras y haber visto el eco despreciable que generaron, pero no. Ahí sigue con el beneplácito y el amparo de su partido. Así no se ganan votos ni puntos en las encuestas. Se pierden.

Y, al parecer y de momento, otro caso que apoya la "Espe", (y ahora lo pongo así porque creo que a estas alturas no merece otro nombre), es su apoyo solapado a Sánchez Dragó, después de que éste, con el mayor de los descaros, anclado en la cúspide de lo que en el siglo XIX y principios del XX se llamaba "macho ibérico", contase que había tenido relaciones sexuales con dos niñas japonesas de 13 años, que era un "delito prescrito" y que "le volvieron loco". Después se retracta y dice que no, que no fue así.

La "Espe" lo mantiene en Telemadrid, y es uno de los mejores pagados de la cadena según informaciones en la prensa. La directora de Telemadrid dice que "no es asunto del consejo de administración"? y todo dios (del Partido Popular) se quita el "muerto" de echar al famoso ?y plúmbeo escritor? de los puestos que ocupa.

¿En qué país vivimos? Una cosa es la tolerancia y otra el insulto flagrante y blasfemo a millones de españoles/as que no estamos dispuestos a soportar a un paidófilo que se jacta de cometer pederastia con dos niñas muy menores de edad. ¿Quién es Sánchez Dragó para que le consideren imprescindible en algunos medios de comunicación? Para mí acaba de convertirse en una basura de proporciones inconmensurables. En sí mismo, ya me parecía un personaje engreído, pagado de sí mismo, prepotente, presumido y a veces un perfecto imbécil. Pero a partir de ahora quisiera no volver a verlo en un solo programa de televisión, ni un libro suyo en las estanterías de cualquier punto de venta. Es un abominable personaje que merece ser total y absolutamente apartado de la sociedad. Y algunos de los que le encubren, también.

Pedro Marrero Sicilia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha