eldiario.es

Menú

Pan y circo

- PUBLICIDAD -

Por la cara que ponía la consejera de Turismo, parecía que efectivamente estábamos ante la noticia del siglo. Emocionada hasta la médula, sólo le faltó echar alguna lagrimita para conmovernos a todos.

Rita Martín es una política que da mucho juego, sobre todo a los logopedas y a los psicoanalistas. Cuando encima esta enorme política se fotografía junto al diminuto Paulino Rivero, la consejera parece aún más grande a la vez que el presidente parece más pequeño.

En el Gobierno de Canarias no se han enterado de que la crisis turística no se resuelve con un stand psicodélico y azulino, por muy bonito y estético que quede. Eso es como si un equipo de fútbol celebrase como una victoria el aplauso unánime a su vistoso equipaje. Los partidos se ganan en el campo y no en el vestuario.

Este gobierno acoge como un triunfo cualquier cosa. Por ejemplo, el nuevo auto de la Sala de lo Contencioso-Administrativo sobre el caso Tebeto ha sido interpretado como una victoria porque el Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha aceptado que la millonaria indemnización al empresario listo se haga a plazos. Bueno, ¿y qué? ¿Acaso no tendremos que pagar con nuestro dinero los errores garrafales del Gobierno?

El hecho de que los jueces permitan demorar el pago no significa que al final no tengas que apoquinarlo con todas las de la ley. Una ley un poco extraña, de todas formas, si permite valorar en cien millones de euros una montaña que no vale ni uno, según los peritos.

Paulino Rivero, mientras, sigue huyendo de la realidad: corre sus medios maratones en Tenerife, ordeña unas vacas en Montaña Alta de Guía, ara la tierra en Fuerteventura o visita los peces muertos de Órzola.

Con este gobierno tenemos asegurado el circo, pero si sigue metiendo la pata con sus montañas sagradas y gastando en asuntos suntuarios, el pobre pueblo canario se quedará pronto sin pan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha