eldiario.es

Menú

Paulino y el póker descubierto

- PUBLICIDAD -

A todos nos es visible que Gran Canaria ha ido relegando su potencial político y económico en las últimas legislaturas, casi desde el mismo instante que un Román Rodríguez decide abandonar sus obligaciones y compromisos electorales y rompe la unidad nacionalista de la isla. Esta situación provocada por nuestros representantes insulares ha sido "justificada" durante todo este tiempo con el fantasma de ATI, mientras ellos pretenden regenerar nuestra problemática con trenecitos y relaciones saharauis que poco tienen que ver con la realidad.

En el día de hoy CC ha empezado a hacer política regional (obligado, para qué engañarnos, pero no hay mal que por bien no venga). Gran Canaria no interesaba políticamente, los resultados electorales reflejaban una crisis patente que iba a más, tanto que incluso llegó a hablarse de disolución, desaparición, nuevas siglas?Gran Canaria no interesaba porque la política regional es política matemática y las matemáticas dicen, como verdad universal, que en Canarias para gobernar es suficiente con los votos occidentales y pacto con los orientales (PP o PSOE según interese para mantener la presidencia coalicionera).

Golpe en la mesa y conejo de la chistera; Paulino saca en sustitución de los evadidos del PP a tres consejeros de Gran Canaria: activa a María del Mar Julios como vicepresidenta y le entrega la papa caliente de Empleo (con casi un 30% de paro); a Fernando Bañolas, Sanidad; pasa al macroconsejero, Jorge Rodríguez, de Industria a Hacienda, perfiles bastante ajustados para el médico y el ingeniero-economista. Coalición Canaria coloca a sus baluartes electorales en primera línea de la política insular: los número uno para el Gobierno y el Cabildo por Gran Canaria tendrán más de medio año para mejorar los ridículos resultados que cosechó el partido las elecciones pasadas. (Esperemos que la idea de proponer a Jorge Rodríguez para el Ayuntamiento quede sólo en eso, una idea).

Es tiempo de cambios, los números mandan y Coalición necesita crecer nuevamente en las islas orientales, crecer principalmente en Gran Canaria. La apuesta es clara, la jugada muestra las cartas boca arriba. Desnaturalizado José Manuel Soria como representante grancanario, contrarrestado el impulso de Román Rodríguez como único representante del nacionalismo insular, sólo queda José Miguel Pérez. En esa ocasión no sólo serán los números los que decidan si se lleva a cabo el pacto (que debería haberse producido esta legislatura, si otros gallos hubieran cantando). Coalición Canaria deberá volver a crecer en esta isla, los elegidos para ello podrán gustarnos más o menos, pero, sin lugar a dudas son los que han aguantado el chaparrón. Sin embargo, a pesar del posible crecimiento que debiera producirse, será José Miguel Pérez el que tenga la llave del gobierno, sus porcentajes habrán bajado en esa fecha como consecuencia del desgaste de la crisis a nivel estatal, así y todo la gobernabilidad de Canarias estará en sus manos, esperemos que en ellas lleve también la propuesta de reforma electoral que haga que el proceso de elecciones en estas islas sea más democrático y no una simple cuestión numérica.

Guillermo Perdomo Hernández

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha