eldiario.es

Menú

Peces de colores

- PUBLICIDAD -

Quienes piensen así están en su derecho, por supuesto. Si les gusta Paulino, mejor para ellos que han tenido un fin de semana feliz. Aunque pudieron ahorrarse la incertidumbre del resultado, como hicimos quienes dábamos por descontado que sería Paulino el ungido en virtud de que lo quería ATI y para eso maniobraba Mauricio, quien volvió a reírse de más de cuatro; sin descartar que le dé por reventar CC y hacer el más difícil todavía. Es gracioso oír hablar de obediencia canaria a un partido que hizo doctrina oficial de estar a lo que mande quien gobierne el país en cada momento; que hable de la unidad de los canarios después de entronizar la competencia a muerte entre islas como esencia de la naturaleza política canaria; y que, fieles a ese postulado, instrumentalizan el Gobierno en función del insularismo ático; con favorecimientos puntuales, eso sí, a políticos y empresarios de otras islas a cambio de no modificar la situación. Eso es lo que hay y si es la política que les va y la que quieren, que la hagan; pero no nos calienten la cabeza con historias. Es muy posible, según las encuestas conocidas, que el próximo Gobierno sea de CC-PP. Que no será más de lo mismo, sino peor. Les favorece la aritmética de los sondeos, el hecho de que los animalitos se conocen hasta en su falta de escrúpulos y que la democracia ha sido incapaz en Canarias de desmontar las estructuras caciquiles de toda la vida. Un caciquismo indignado por los indicios de la pérdida de su impunidad y que reclama su restablecimiento con señales inequívocas de no soportar que la Justicia pase el algodón. Lamento decirlo de manera tan descarnada, pero no me gusta que nos consideren completamente idiotas. Ni desmemoriados. En cierta ocasión oí decir a un político muy habilidoso en estos manejos que los canarios somos como los peces de pecera. Decía que a estos peces su memoria les dura apenas unos segundos por lo que en cada vuelta dentro de su prisión creen pasar ante un sitio nuevo, distinto. Confirmaba el político de mi cuento su tesis haciendo ver que aquí un escándalo dura una semana en candelero; un mes si es muy grande; que luego se olvida y hasta se considera socialmente de mal gusto recordarlo. No es políticamente correcto. Que vuelvan CC y sus allegados con la tabarra preelectoral de la obediencia canaria indica que, en efecto, nos ven y tratan como a peces de colores. Ustedes dirán.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha