eldiario.es

Menú

Otro Plan, otro intento

- PUBLICIDAD -

Veremos cuáles son sus frutos. De los propios actores depende: los empresarios tienen el ministerio que querían; son condescendientes con su titular pese a algunas medidas que les han hecho fruncir el ceño de la desconfianza; los trabajadores y optantes saben que las expectativas tienen un horizonte reducido y las instituciones públicas tendrán que seguir a remolque a sabiendas de que las circunstancias obligan a una profunda revisión de los planteamientos estructurales y promocionales. El Plan no aporta especiales novedades sobre las conocidas acciones anteriores pero, al menos, responde a la oferta programática del partido gubernamental y pone a prueba su propia sensibilidad, su misma capacidad promotora y gestora.

Porque el turismo, con sus vaivenes y sus coyunturas, ha resistido los embates de la crisis. Su aportación al Producto Interior Bruto, principalmente en Canarias, sigue siendo significativa y hay que esmerarse, en todos los órdenes, para consolidar los niveles de competitividad que permitan cualificar la oferta y captar flujos de visitantes. En ese sentido, los propósitos deben estar acompañados de hechos: la reducción de hasta un 30% en recursos para turismo advertida en los Presupuestos Generales del Estado, el incremento de las tasas aeroportuarias en una media del 19%, la reducción de un 25% en el programa general del Imserso (determinante para hacer frente a la estacionalidad), la disminución de recursos específicos de promoción, la suspensión del Plan de paradores y la menor inversión en los planes de recualificación de los destinos turísticos maduros son factores que han coadyuvado a crear una cierta desconfianza y a teñir el sector de pesimismo, un estado que le ha caracterizado durante mucho tiempo, incluso cuando los vientos eran más favorables.

Los anuncios y los indicadores, ahora mismo, son inquietantes. Menos turistas, menor volumen de gastos y estancamiento tanto en inversiones públicas como en creación de empleo. De ese Plan Integral hay mucho que esperar y mucho que exigir. Que se sepa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha