eldiario.es

Menú

Pobreza y política

- PUBLICIDAD -

Mientras el Gobierno de Rajoy destruye con dinamita nuestra economía, eleva el número de parados a seis millones, reduce las partidas en políticas sociales y abandona a su suerte a amplios sectores de la población, los concejales y alcaldes del Partido Popular, a golpe de consigna de la calle Génova, incrementan sus iniciativas ante los medios de comunicación para reclamar un mayor apoyo para éste o aquél grupo de vecinos que se dedican a recogida y reparto de alimentos o para aquél grupo concreto de personas que viven en la más absoluta indigencia, estirando el cuello si es preciso, para salir en la foto de una rueda de prensa de la enésima persona que se pone en huelga de hambre porque no soporta más la injusta situación que padece y que, posiblemente, le haya infligido el penúltimo decreto del Gobierno central. Aunque alguno de estos concejales conservadores son personas bienintencionadas, sus iniciativas representan la política de la beneficencia oportunista.

Esta forma de entender la política no trata de resolver las situaciones injustas que generan las medidas ultraliberales del Gobierno central, sólo promueven insertar la caridad como base de la relación política entre los que más sufren esta crisis y el Estado y, de paso, apuntarse un tanto ante los medios de comunicación. Tratan de desmantelar nuestro estado social con cucharadas de sopa boba, reproduciendo, en versión seglar, las cofias que vivieron nuestros padres y abuelos. El interesado pragmatismo de estas acciones benefactores nos aleja del concepto de ciudadanía y del conjunto de derechos básicos con que se ha dotado nuestra comunidad como base para una convivencia pacífica, y, minando este sistema de derechos transforman al ciudadano en súbdito que busca su salida individual. No les quepa la menor duda de que esta política no es inocente; forma parte de una estrategia que pretende romper el sistema de garantías sociales por las que han luchado generaciones y generaciones. En momentos tan difíciles como los que estamos viviendo es imprescindible reforzar esta carta derechos ciudadanos, concienciar a la sociedad que sólo podemos salir de la crisis atacando de manera organizada las políticas de Rajoy y, de paso, desenmascarar tanto aficionado a los flashes mediáticos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha