eldiario.es

Menú

Precampaña y campaña

- PUBLICIDAD -

Esto de las campañas electorales me hace mucha gracia porque el día que comienzan oficialmente se produce un hito y hasta un mito histórico que es la pegada de carteles, y ahora la cartelada casi es una fiesta lúdica y transversal con un hilo conductor que viene de la antigua campaña y sigue  con la campaña actual hasta la cita con las urnas.  En realidad la precampaña electoral comenzó en el mismo mayo de 2011, poco después de los resultados electorales de aquellas calendas de hace un cuatrienio, y en mi caso me coge con más canas y mas años, y ya no está uno ni para pegar carteles. La precampaña es larga, tremendamente larga, y hasta ahora todos los partidos políticos en estos cuatro años lo que han deseado es que la gente no se meta en política. En realidad es un poco la sociología del franquismo, que mientras el dictador Francisco Franco le decía a sus ministros en la reunión semanal que el mismo presidía “no se metan en política”, mi abuela Maye que había tenido a su marido, mi abuelo, y a su hijo, mi padre, en el campo de concentración de La Isleta y en el Lazareto de Gando, le decía desde el piso de arriba por el patio a mi padre en la calle Anzofé donde vivíamos allá a finales de los años 50 del siglo pasado “Felo, baja esa radio, que te van a detener otra vez”. Mi padre por las noches era un ferviente oyente y escuchante de Radio España Independiente “estación pirenaica”, la emisora del PCE que desde Praga nos decía un día sí y otro también que Franco estaba a punto de caer, y lo cierto es que no se cayó al morir ni de la cama. Simplemente el equipo médico habitual lo sostuvo en la cama hospitalaria lo más que pudo en una campaña biológica larguísima para alargar el régimen fascista. En aquellos años de mi infancia y adolescencia presencié algunas discusiones entre mis dos abuelos, el materno ferviente militante del Partido Republicano Federal, y de la Federación Obrera Canaria, la mítica FOC, siempre en su cartera con una foto de José Franchy Roca que cuando la sacaba para mostrármela se le salía las lágrimas, y del paterno que fue siempre un destacado afiliado del Partido Socialista Obrero Español, cuando era socialista y obrero, y de la Unión General de Trabajadores (UGT), afiliado a la Colla del Puerto de la Luz. En esa época estábamos siempre en precampaña y campaña contra la dictadura, con graves riesgos de recibir torturas y cárcel, y cosas de la vida muchos años después quién estuvo en la cárcel unos quince días fue mi hermano Oscar, por poner una pancarta proamnistía en 1975 con una compañera de estudios de medicina, y siempre me ha dicho Oscar: “¡Coño, tú que tenías más responsabilidad en el partido, no te cogieron nunca, y a mí me llevaron al truyo de Barranco Seco por poner una pancarta en Tomás Morales”. Accidentes de la vida.

Ahora en la precampaña y sus efluvios mercadotécnicos, produce cierta desazón comprobar como una buena parte de los españoles defienden la corrupción, son comprensibles con los robos de dinero público, y les cuesta cambiar de papeleta electoral. Se confirma esto por las encuestas que todavía dan ganador al Partido Popular por ejemplo en Madrid y Valencia, comunidades que han sido cuna, génesis y embrión de las corruptelas que han devorado las arcas de esta nación de naciones, con la participación también del Partido Socialista (obrero) Español, y una colaboración pequeñita de Izquierda Unida en el asunto/trasunto de Caja de Madrid, Bankia, y las tarjetas black, y tales y cuales. No les voy a cansar con relatarles de nuevo lo que ha significado Gürtel para el PP, ni los EREs andaluces para el PSOE, que harían este rollo muy cansino. Me voy a referir sólo a un par, o un trío, de cuestiones canarias y con cierto sentido de tomarme las cosas más tranquilamente, que mi psiquiatría y mi cardiólogo me aconsejan que ya tengo bastante con el sufrimiento de la Unión Deportiva Las Palmas con la incertidumbre de cuando coño va a subir a Primera División. Además, sobre estos aspectos canarios les aconsejo se lean los trabajos de Cristóbal Peñate “Año I Después de Soria” y el de Pepe Alemán “La campaña de la precampaña de la campaña” del fin de semana, y de paso se hacen socios de Premium.

Pero si me voy a referir a una de las cosas simpáticas, por no calificarla de otra manera, que ha ocurrido en Canarias en estos últimos meses es la pérdida del auto de Fernando Clavijo, el muy candidato a la presidencia de Canarias por Coalición Canaria, más bien la ATI chicharrera.  Lo cierto es que Fernando Clavijo perdió su auto en La Laguna, y el bonachón y tranquilón de Clavijo no sabía si lo había aparcado por la calle Herradores, Anchieta, Daute, Obispo Rey Redondo, o por la Plaza del Adelantado, y cuando le preguntó Clavijo a su buen amigo el empresario Evaristo González, el hombre de la noche lagunera, va el Evaristo y le dice: “¡’Coño Fernando, ahora mismo ya no sabes ni aparcar el puto auto, y encima quieres ser un buen corredor”. Fernando Clavijo, un poco mosca, acusó a Evaristo González de llevarse su auto, y este lo negó en redondo, y además cabreado, que para eso es un buen abogado y además magnífico empresario con nocturnidad y alevosía. “Mira Fernando, no se puede sustraer o extraviar algo que nunca ha existido, lo más que te he visto por La Carrera y por Herradores siempre con una bicicleta, nada de auto. El colmo es que ahora me digas que te he robado tu auto”. Por La Laguna y en Tenerife hasta el Teide, hay un follón con la falta de seriedad de Clavijo con su auto, y menos mal que Evaristo que sabe de circulación y de aparcamientos judiciales ha puesto las cosas en su sitio.

No quiero alargar el tema hoy con un Partido Popular que anda con un panorama oscuro y  tremendamente a la baja, que ahora mismo los pronósticos son muy negros, pero hay muy profundas críticas que se presenten a las elecciones Francisco González, por Mogán, y María del Carmen Castellano, por Telde. Con relación al PSOE, veremos si remontan las sangrías de Tenerife con los líos de los alcaldes del sur, en donde Rodríguez Fraga en Adeje es el campeón de los tejemanejes, ahora con el empresario Ambrosio Jiménez por el cambio de un parque temático a un centro comercial y dos bisnes, o la dimisión urgente de Manuel Fumero, secretario general del PSOE tinerfeño por haber sido cogido en asuntos/trasuntos escabrosos, y además están los de La Palma, y especialmente La Gomera sin Casimiro Curbelo, incluso en Gran Canaria no andan con buen pie que ha habido sus más y sus menos en la confección de las listas, ¡coño, que nos podemos quedar sin trabajo!, decían muchos afiliados en la Agrupación Juan Rodríguez Doreste de Las Palmas de Gran Canaria. La expectación, claro, está en LPGC PUEDE en el Ayuntamiento capitalino grancanario, y en Podemos en el panorama canario en general, a ver cuánto suma. Está claro que la campaña oficial que empieza el viernes ocho de mayo algo va a influir. Al menos algún dudoso, los no sabe/no contesta, puede que se incline a un lado o al otro. Veremos. Y otra cuestión son las alianzas pos electorales, que los partidos tendrán que pensárselo mucho, porque poniendo un ejemplo, Coalición Canaria deberá meditar si les interesa un pacto con el Partido Popular si los conservadores como apuntan las encuestas sufren una debacle en toda España. Clavijo en este aspecto deberá encontrar de una vez su auto y en vez de aparcarlo en las calles laguneras meterlo en su garaje porque si luego Rayoy pierde las elecciones generales Coalición Canaria puede quedarse en fuera de juego. Y sin encontrar el auto de Clavijo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha