eldiario.es

Menú

Principios de educación municipal por Marcela Delgado García

- PUBLICIDAD -

Según la legislación impulsada por el Gobierno socialista en la última legislatura, nuestro ayuntamiento debe asumir la cooperación y colaboración a la hora de planificar e implementar la política educativa, coordinando la oferta que se haga a la población en materia de educación infantil o la oferta y planificación de proyectos de cualificación profesional inicial mediante convenios de cooperación. Al mismo tiempo tiene que participar en la programación de la enseñanza y tomar parte, junto con la Administración Educativa, en la creación, construcción y sostenimiento de los centros docentes públicos, intervenir en sus órganos de gestión como los Consejos Escolares y participar en la vigilancia del cumplimiento de la escolaridad obligatoria. Para desarrollar esta política, se va a aumentar la oferta de plazas en la educación infantil, sobre todo en aquellos barrios en los que la demanda ha crecido en los últimos años; se va a hacer explícita la presencia en los centros de enseñanza y también se van a fortalecer los programas municipales sobre el absentismo escolar y la prevención juvenil, en coordinación con los servicios sociales con un enfoque del que se ha carecido hasta ahora, contribuyendo así a la mejora de la educación. De la misma manera vamos a asumir nuestro compromiso de ayudar a quien tiene la responsabilidad de la educación formal en nuestra Comunidad Autónoma en el trabajo de proteger y consolidar los principios de la sociedad democrática, velando por asegurar en la juventud los valores en los que se basa la ciudadanía democrática, a través programas que fortalezcan las perspectivas críticas y objetivas. En este sentido, la labor de la Concejalía de Educación pretende favorecer una mejor articulación de la ciudadanía en proceso de formación, con los problemas de la sociedad y del mundo del trabajo, colaborando con el Instituto Municipal de Formación y Empleo. Se necesita crear un nuevo concepto educativo a partir del desarrollo de espacios abiertos para la educación y la formación, que hagan posible el aprendizaje permanente, así como las oportunidades de realización individual y de movilidad social, con el fin de formar ciudadanos y ciudadanas que se impliquen activamente en la sociedad, fomentando el respeto de las distintas culturas así como la protección del medio ambiente, a través de una formación especializada e interdisciplinar. En este sentido, las diferentes ofertas educativas se compartirán con los empresarios, sindicatos, asociaciones y Organizaciones No Gubernamentales, propiciando la colaboración entre el sector público y privado. Hay que promover, generar y difundir el conocimiento como uno de los servicios a la comunidad, proporcionando los medios adecuados para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de la sociedad. El municipio puede elevar la educación más allá del marco reglado, fortaleciendo la educación para las personas adultas, las escuelas de música, la formación ocupacional y continua, el deporte, la salud y el ocio. Para eso, los talleres de adultos y la Universidad Popular Juan Rodríguez Doreste se centrarán en la formación permanente, ofreciendo cursos que se ocupen de transmitir, fomentar y difundir las culturas nacionales y regionales, internacionales e históricas, en un contexto de pluralismo y diversidad. Estos serían los principios en los que se asienta la política educativa municipal para los próximos años y que vamos a desarrollar de forma constante, sin pausas, siendo conscientes de las limitaciones existentes y ofreciendo la necesaria colaboración a las instituciones responsables de la educación en nuestra Comunidad Autónoma. *Concejala de Educación, Servicios Sociales, Deporte y Turismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

Marcela Delgado García*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha