eldiario.es

Menú

El Puerto de Granadilla y el control de sus impactos ambientales

- PUBLICIDAD -

La construcción de un puerto de estas características tiene que tener asegurado el aprovisionamiento de un enorme volumen de piedras para escolleras, material de relleno, áridos para el hormigón... sin ellas no hay obra. La mayor parte de estos materiales se obtendrían, según se decía el proyecto, de los desmontes necesarios para construir una segunda pista en el cercano aeropuerto del Sur. Pero, como era previsible, esta segunda pista no ha pasado de ser una muestra más de la megalomanía constructora que se adueñó del país en los años del auge inmobiliario; así que se han quedado sin aprovisionamiento y, ni siquiera sabemos de donde se van a extraer la enorme cantidad necesaria. Hasta hoy se solventado el problema recurriendo a desmontes y extracciones ilegales aunque, paradójicamente, algunas de ellas estén autorizadas a funcionar. El resultado ha sido un picoteo sin control de muchas zonas del sur de la isla y las denuncias, tanto en fiscalía como en los medios de comunicación, de ATAN y de empresarios legales del sector, claramente perjudicados por estas extracciones que no reúnen los requisitos que exigen la normativa.

En Tenerife no existe ninguna cantera que tenga, ni de lejos, capacidad para abastecer las necesidades de una obra de esas dimensiones. De hecho, en las isla solo hay una cantera autorizada . Ante estos hechos ¿qué dice el OAG en su último informe? Generalidades y eludir el problema: "La DIA establece que los materiales de préstamo necesarios para la construcción de las infraestructuras portuarias, así como para el relleno de explanadas (exceptuando los materiales procedentes de las operaciones de dragado) se obtendrán de movimientos de tierra o canteras debidamente autorizados. Los tipos de material contemplados son: relleno general, todo uno, pedraplén y escollera."

Según el proyecto, estos materiales suman más de siete millones de m3. Solo el dique exterior necesita 5,1 millones de toneladas de material para escollera, todo en uno, rellenos y pedraplen, a lo que hay que añadir 330.000 de áridos par fabricar el hormigón. Este enorme volumen necesariamente implica vaciar la isla de una cifra equivalente. A título comparativo la presa de los Campitos en Santa Cruz tiene una capacidad de 2 millones de m3 y ocupa una superficie de 12 Ha. Si una sola cantera suministrara el material necesario se tendría que hacer un hueco que superaría tres veces el volumen de ta inútil obra y afectaría una superficie superior a las 40 Ha.

Legalmente solo existen dos posibilidades de obtener esta materia prima: recurrir a canteras debidamente autorizadas y a los aprovechamientos geológicos, pero ambas plantean problemas. La autorización de nuevas canteras conlleva superar una enorme cantidad de trabas administrativas que retrasan durante años las autorizaciones y, por tanto, el suministro para la construcción del puerto. La paralización de las grandes obras, principal fuente de los aprovechamientos geológicos, ha disminuido drásticamente estos suministros, ya de por si insuficientes para cubrir la demanda. Esta situación obligará a la paralización de las obras por falta de suministros que cumplan los requisitos que impone la normativa legal. No hacerlo significaría que se seguirían utilizando materiales procedentes de canteras y aprovechamientos ilegales que están ocasionando un enorme impacto ambiental.

El picoteo por todo el territorio es una desgraciada actualidad, como lo es que una obra promovida por las administraciones públicas actúe de esta forma. Según el OAG durante el año 2011 se emplearon unas 93.000 toneladas en la construcción del dique y 54.000 en el contradique, todas procedente de explotaciones autorizadas según afirma el informe. Son estas: Hospital del Sur, desaladora de Granadilla, Bco. del Agua, Las Chafiras, Chayofa, Vilaflor, desmonte La Tejita, acopios Alcalá y Dársena del Este, pero ninguna es una cantera autorizada y algunas de las citadas, como la del Barranco del Agua o la de Vilaflor son ilegales, por lo que cabe preguntarse ¿Qué observa, qué controla, el Observatorio Ambiental de Granadilla?

*Portavoz de ATAN

Eustaquio Villalba Moreno*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha