eldiario.es

Menú

Puerto de Santa Cruz de Tenerife: La víctima de una nueva estrategia (II)

- PUBLICIDAD -

¿ Por qué se pide " descatalogar" los sebales del LIC del sur? Dos son las razones que impulsan a la Autoridad Portuaria a solicitar la "descatalogación", de la seba. Una, porque en las condiciones impuestas por la UE en su dictamen prohibe a los buques fondear en la Zona II del puerto, o sea en su fondeadero. Dos, la seba es una especie indicadora de la buena calidad ambiental, ya que es muy sensible a la contaminación orgánica o industrial. Ambas razones hacen difícil la "convivencia", de la construcción y explotación del puerto de Granadilla con el sebadal (Cymodocea nodosa). Por ello, nos gustaría dar lectura al informe jurídico y científico con el que se pretende justificar el atentado ecológico de la destrucción del sebadal. La exclusión del espacio protegido del LIC de los sebadales es licencia de corsario para perpetrar su destrucción. El vertido de rellenos para configurar la banqueta del dique exterior afectará directamente al sebadal y, más tarde, lo harán los relleno de los muelles de ribera.

La petición de la A.P. pretende excluir a la construcción del virtual puerto de Granadilla de cualquier impedimento que la pueda retrasar por muy justificado que sea. Son las cosas de Coalición y su respeto a la naturaleza, al medioambiente o al desarrollo sostenible, aunque no nos extraña cuando quien debe vigilar y evitar atentados como el que se pretende, responde a la pregunta: ¿ Y los sebadales ?, en el órgano oficial de la Autoridad Portuaria, la revista El Cambullón, lo siguiente: Quizás se ha exagerado su importancia porque antes se creía que había muy pocos, pero en los últimos años se han concluido los estudios bionómicos del litoral de casi todas las islas y han aparecido sebadales en muchos sitios. La respuesta es una autorización de la Fundación para que la construcción del puerto pueda destruir, sin contemplaciones, el LIC sebadales del sur, puesto que no lo echaremos en falta pues hay otros sebadales en las islas. Su posición darviniana nos regala con otra flor: Las especies marinas acabarán acomodándose a los cambios y, en principio no hay ninguna especie singular que vaya a verse perjudicada. Siempre hemos entendido que quienes se acomodan son los técnicos o los científicos a las peticiones o intereses de los políticos de turno.

«Cuidar la Tierra» es esencialmente fruto de un planteamiento científico, y las acciones que de él se derivan han de ir por la vía doble ?y lenta? de la racionalidad y la legitimación de las acciones. Una utopía, hermosa y grande sin dudas, cuyo verdadero valor radica en haber señalado el camino correcto. Lleguemos o no a «salvar la Tierra», lo importante es que ya sabemos hacia donde orientar nuestros pasos a partir de mañana mismo. ¿ Es legítima la intención de desproteger a los sebadales para una obra innecesaria y que se quiere justificar como de interés público ? Se ha orientado muy bien los pasos con la descatalogación.

Quienes conozcan bien las Islas podrán apreciar, no sin dolor, como el deterioro de los recursos naturales, la merma de la biodiversidad, la basura, el desarreglo paisajístico y la banalización de lo canario crecen en vez de disminuir. Canarias cuenta con un autogobierno y recursos humanos y económicos suficientes como para poder invertir esta tendencia. Es muy posible que la propia supervivencia de las islas ? enganchadas económicamente al carro del turismo? pase por este cambio. Mucho de lo que hay que hacer está escrito hace tiempo y se cubre de polvo. Entonces, ¿qué pasa en esa tierra maravillosa que es Canarias, ejemplo mundial de derroche creativo de la Naturaleza y de torpeza del hombre llamado civilizado?. ¿Qué pasa con los canarios...? Esas preguntas se las tendría que hacer quien un ayer las escribió y un hoy no duda de que los sebadales son prescindibles pues hay más en las islas. ¿ Es su opinión una autorización velada a la A.P. para descatalogar y destruir los sebadales? Nunca serán suficientes los sebadales para reparar el mal que al mar se le viene haciendo en estas islas. ¿ Se haría este atentado, sr Viceconsejero, en el Hierro porque hay más en otras islas?

La seba (Cymodocea nodosa) es una especie de fanerógama marina que tiene un gran interés ecológico tanto por el incremento de diversidad animal que conlleva su presencia, como porque se instala sobre fondos blandos estabilizando el sustrato con su sistema radicular, esta fanerógama sirve como soporte para una gran cantidad de algas filamentosas e invertebrados, que se instalan sobre sus hojas, y como lugar de desarrollo de una gran cantidad de alevines y juveniles de peces propios de los fondos rocosos, que encuentran aquí un ambiente propicio, con abundancia de alimento y sin los depredadores de las zonas rocosas. Esto es lo que se quiere destruir con las obras del puerto virtual de Granadilla. No importa, el mar no nos deja ver lo que hay en sus fondos. No los echaremos de menos se dirán los de la "trama" de Granadilla.

Por último, quisiera hacer mención a otras razones, tal vez personales, por las que me congratulo de vivir en una región donde se pretende conservar su infraestructura natural. Puede que no seamos conscientes, pero la naturaleza virgen o poco transformada ha pasado a ser un bien escaso en la sociedad de hoy, y como tal bien escaso, debe ser preservado no solo para nosotros, sino para quienes nos sucedan. ¿La herencia incluye las praderas de los sebadales? ¿Quién pretende conservar la infraestructura natural? ¿El Gobierno de Canarias? ¿La Autoridad Portuaria? Difícil nos lo pone la Fundación, de la que se dice es órgano independiente y técnico, llamado a vigilar las medidas ambientales impuestas al puerto de Granadilla.

A los orientales les causa asombró que un occidental predique una cosa y haga otra bien distinta. Esa forma se la conoce por gente de doble moral.

*Presidente de la Agrupacion local de PSOE en Santa Cruzde Tenerife.

Pedro Anatael Meneses Roque*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha