eldiario.es

Menú

Queridos expresidentes

- PUBLICIDAD -

No es mi intención molestarles precisamente en este brillante momento de sus carreras profesionales, ahora que ya no tienen la responsabilidad de decidir por el bien de nuestras vidas, ahora que no están sometidos a las críticas diarias, las insidias cotidianas de la prensa roja (Aznar) o la caverna mediática (González), ahora que no se tienen que enfrentar ante decisiones tan duras como las que tomaron en su momento: privatizar la compañía eléctrica que daba beneficios para todos los españolitos o beneficiar a empresas energéticas privadas desde el mismo palacio de la Moncloa.

Aquellos vientos para los intereses públicos se convierten ahora en agradables tempestades de dinero para sus sueldos privados y para los pobres latinoamericanos a cuyos gobiernos visitarán ustedes para convencerlos para que vendan sus empresas públicas y sus recursos naturales en beneficio de las nuevas compañías para las que ustedes trabajan.

A estas alturas debo reconocer que la envidia invade mi cuerpo y ocupa mis neuronas. Quiero ser expresidente. Me gustaría tener ese estatus institucional tan especial que me permitiría hablar de pensiones, de productividad, de macroeconomía, de los beneficios ¿? de la energía nuclear, de jubilaciones o de pensiones desde tribunas llenas de micrófonos y ante audiencias privilegiadas. Me gustaría criticar a los sindicatos, a los trabajadores que con 65 años ya se quieren jubilar los muy gandules (con lo bien que se vive con 68 años y 200.000 euros de beneficios públicos-privados al año), criticar la poca productividad de los obreritos españoles que no asumen que para salir de la crisis hay que trabajar más y cobrar menos, lo contrario que cualquier expresidente.

Ustedes dirán que esto de los 80.000 euros de dinero público es el chocolate del loro. Yo les digo que estamos hartos de los loros, y también de que ustedes, aparentemente tan distantes en Irak, en ETA, en economía, en las grandes cosas, estén tan cercanos en las pequeñas cosas de llevarse cada año 80.000 euros públicos compatibles con sus millonarios ingresos privados, ustedes tan distantes y distintos, están tan cercanos en esto de no tener vergüenza y aceptar que en estos tiempos que corren están dispuestos a recibir cada año de dinero público el equivalente al salario mínimo interprofesional multiplicado por 123.

Quizás estamos equivocados los que consideramos una auténtica desvergüenza que ustedes sigan cobrando del presupuesto público una buena pasta mientras por otro lado ingresan millonarios beneficios de empresas que ustedes privatizaron o a las que beneficiaron con sus políticas. Quizá ustedes debería de cobrar incluso mucho más del dinero público porque al fin y al cabo en estos tiempos de dictadura de mercados y crispación política, en estos 3 años de precipicio económico, de paro sangrante, de recortes sociales, de reformas económicas en contra de la mayoría de la población, de aumento disparatado del precio de la electricidad y de los beneficios de Endesa y Gas Natural ( ¿qué opinan de esto ilustres conferenciantes?), en estos tres años de desgracias para la mayoría de la población, los dos grandes partidos (sus partidos PSOE y PP) no han logrado el acuerdo en nada, salvo en la defensa de una idea: ustedes tienen que seguir mamándose 80.000 euros cada año del presupuesto que sale del esfuerzo de todos nosotros.

Otros artículos en el blog Somos Nadie

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha