eldiario.es

Menú

Rebelión 2.0

- PUBLICIDAD -

Ahora, que somos adultos, hemos cambiado nuestra forma de rebelarnos, pero en vez de protestar saliendo a la calle, enfrentándonos a los recortes de derechos y subida de impuestos plantándole cara a los responsables como hacen en otros países, aquí nos dedicamos a encabezar una rebelión 2.0.

Nos reenviamos correos electrónicos con mensajes tan temerosos como "el día nueve no eches gasolina" o "no uses el móvil entre las dos y las tres de la tarde los lunes". Protestas tan poco arriesgadas como ineficaces. No me imagino a los dueños de las petroleras temblando de miedo y a los directores de las compañías de móviles echándose las manos a la cabeza pensando que sus empresas van a quebrar porque hay un correo electrónico en su contra dando vueltas por el ciberespacio.

Otro ejemplo de protesta descafeinada es la que han protagonizado las webs dedicadas a proporcionar enlaces de descargas, que cerraron temporalmente para quejarse por la, ya próxima, aprobación de la Ley Sinde.

También nos creemos Rosa Luxemburgo o Malcolm X cuando mandamos SMS en cadena para protestar sobre alguna medida que ha tomado el gobierno, o mientras nos desahogamos muy cómodamente desde casa en los foros de opinión de algunas webs y periódicos digitales. Lo mismo ocurre con los perfiles protesta de facebook, que son muy útiles para sacar adelante convocatorias o fomentar debates, pero que en la práctica tampoco consiguen cambiar nada.

No estoy diciendo que esté en contra de estas medidas, pero si realmente nos queremos rebelar contra algo que consideramos injusto no deberíamos conformarnos con variar el color de nuestros calcetines.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha