eldiario.es

Menú

Rechazo a la subida de las tasas aéreas

- PUBLICIDAD -

Por eso, considero un profundo desatino los anuncios del Gobierno de España de eliminar la actual bonificación a las tasas aeroportuarias a partir del próximo 31 de diciembre, pretendiendo incrementar incluso en un 4,8% las tasas aeroportuarias en los aeropuertos canarios que reciben mayor número de turistas: Gran Canaria y Tenerife Sur.

Las bonificaciones de las tasas aeroportuarias fueron anunciadas por el presidente Zapatero en el debate del Estado de la Nación de 2009, junto a otras medidas destinadas a apoyar al sector turístico de Canarias, entre las que también destacaba la apertura de una línea específica del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para la renovación turística; de cuyo uso no se ha dado información, siendo interesante conocer cuál ha sido su nivel de ejecución.

En el caso de las tasas, se implantó una bonificación adicional de las tarifas aeroportuarias para vuelos entre Canarias y la Península, pasando del actual 15% al 30%. Una medida que posteriormente el ministro de Fomento, José Blanco, amplió su ámbito de aplicación a Baleares y Melilla.

Hay que señalar que a diferencia del sistema portuario español, donde cada Autoridad Portuaria tiene sus cuentas diferenciadas -a pesar de su dependencia común del ente público Puertos del Estado- el sistema aeroportuario, dependiente de AENA, no dispone o no hace público una contabilidad diferenciada por aeropuerto, no habiéndose hecho por tanto efectivo hasta el momento los mandatos al respecto efectuados por el Parlamento español y europeo.

Transparencia cero

Al respecto, la directiva comunitaria 2009/12 señala que los usuarios tienen derecho a conocer los costes de las tarifas que tienen que abonar por operar en un aeropuerto determinado. Asimismo, con anterioridad, en marzo de 2007, la Comisión Mixta Congreso-Senado adoptó una resolución en la que, por unanimidad de todos los partidos se acordó instar a AENA "a que ultime, a la mayor brevedad posible, el encargo ya implementado de una contabilidad analítica independiente para cada uno de los aeropuertos que gestiona, lo cual deberá permitir conocer con detalle los ingresos, gastos e inversiones efectuadas en cada aeropuerto". Tres años después las cosas siguen como estaban y la transparencia no aparece por ningún lado.

Como he señalado en otras ocasiones, no se dispone de ese dato ni de estadísticas oficiales que nos ofrezcan los datos de los distintos aeropuertos. Sin embargo, sí contamos con estudios que coinciden en indicar que mientras en el aeropuerto de Gran Canaria AENA cobra tarifas netamente superiores para cubrir el coste de los servicios, ingresando el beneficio en la caja común de AENA, en el aeropuerto de Madrid Barajas hace exactamente lo contrario, cubriendo la diferencia desde esa caja común. Así, según el estudio de los catedráticos de la Universidad de Barcelona Germa Bel y Xavier Fageda, el precio estimado en Gran Canaria sería de 986,97 dólares por operación, mientras el real asciende a 1.529, un 35,45% más; mientras que en Madrid el estimado sería de 1.680,69 y el real de 1.529, es decir, casi un 10% menos. Produciéndose una transferencia neto de recursos de los aeropuertos canarios hacia los peninsulares.

Además, las inversiones en los aeropuertos canarios son financiadas en un 50% por fondos europeos (FEDER) mientras que AENA, al no tener una contabilidad analítica diferenciada por cada aeropuerto (como sí lo tiene Puertos del Estado), incluye en la cuenta de resultados de cada aeropuerto canario la anualidad de la amortización correspondiente al importe de la inversión realizada sin descontar la financiación hecha por el FEDER; por lo que se nos imputa un gasto en amortización mayor que el real y la cuenta de resultados de los aeropuertos canarios está, por tanto, distorsionada.

Conectividad

Es preciso indicar que la política tarifaria de nuestros aeropuertos debe estar orientada al objetivo de facilitar la conectividad de sus habitantes y la llegada de turistas y no a los planes globales de la política aeroportuaria de AENA y, en concreto, al desarrollo de Madrid-Barajas. Para el sector turístico, y consecuentemente para el conjunto de la economía canaria, en el que este tiene un peso fundamental, tiene una gran importancia una reducción significativa de las tasas aeroportuarias. Para una línea de bajo coste o de charter, las que traen el turismo a las Islas, las tasas pueden representar una fracción determinante de sus costes, que puede llegar hasta el 15%; y, por tanto, tener un peso enorme a la hora de tomar la decisión de operar o no con un aeropuerto.

Considero que el Gobierno de España no puede tomar una decisión, la de eliminar la bonificación de las tasas aeroportuarias e incluso incrementarlas, que perjudicaría gravemente a una Comunidad, la canaria, con un panorama suficientemente sombrío, del que son muestras evidentes la desaparición de miles de empresas en los últimos años y el contar con más de 300.000 desempleados según la EPA, con una tasa de paro nueve puntos por encima de la media estatal y unas negativas perspectivas de superación de la crisis a corto y medio plazo. Y menos utilizar el incremento de tasas como una moneda de cambio en el debate presupuestario, quitándonos primero lo que tenemos para luego retirar la medida y venderlo como una muestra de generosidad del Gobierno central y/o un éxito de ATI-CC.

En mi opinión es indispensable, por tanto, que el conjunto de las instituciones canarias, así como las organizaciones sociales y empresariales, hagan llegar al Gobierno del Estado la necesidad de mantener las bonificaciones y no proceder al incremento de tasas, contribuyendo a mantener la competitividad de Canarias frente a otros destinos; y evitando que se profundice aún más en nuestra actual y profunda crisis económica y social.

Román Rodríguez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha