eldiario.es

Menú

Recortes presupuestarios

- PUBLICIDAD -

Circulan por Internet durísimos escritos frente a esta política de la Consejería que a mi juicio se quedan en un simple desahogo de quien los escribe, pero que no vienen a solucionar problema alguno. A tenor de lo que escribo a continuación, creo que a doña Milagros habría que echarle una mano, sobre todo después de que el señor Soria haya aprobado los presupuestos para esta comunidad y haya hecho mutis por el foro.

El pasado día 23, la prensa local destaca una noticia importante: "El presupuesto en Canarias se reduce en 947 millones de euros para 2011", con drásticos recortes en varios conceptos. Pero, a mi juicio, hay dos capítulos donde no se puede ni se debe aplicar la tijera: Sanidad y Educación. En estos dos, aun siendo los que menos rebaja han padecido (ambos en torno a un diez por ciento), habría que dotar a los hospitales públicos de más personal, que necesitados están, y a los colegios e institutos con todo aquello que en justicia reclaman a gritos. Ambos colectivos, lo sé de buena fuente informativa, están por debajo de los límites de su capacidad operativa. En los hospitales, por ejemplo, faltan auxiliares, faltan enfermeros/as, faltan médicos. Y la consejería no quiere ?o no puede? pagar más. Desconozco qué clase de gestión se lleva a cabo en los hospitales para controlar los gastos, por eso no voy a profundizar en este asunto, pero sí sé que he escuchado comentarios de muchos trabajadores sanitarios que se quejan de la falta de más compañeros para desempeñar sus tareas con el cien por cien de eficacia.

Y en la docencia pasa lo mismo. Este curso académico han sido muy pocos ?o prácticamente ninguno? los centros educativos que han contratado nuevos profesores. Suplen las bajas de corta duración con otro profesor del mismo centro, a quien obligan a ampliar su horario; y eso no es lo peor: lo peor es que en ocasiones, quien suple una clase de matemáticas es profesor de latín. A ver: "declinemos la raíz cuadrada". ¿Se imaginan?

Aumenta el paro en la gente joven, aumenta la desilusión porque no se genera empleo; esto ocurre por los recortes presupuestarios. Sin embargo, para coches oficiales, teléfonos móviles, lujosos despachos, viajes, dietas, prebendas y sueldos millonarios sí hay dinero. Es una tremenda e incomprensible incongruencia que una comunidad como la nuestra tenga tantísimo gasto público innecesario y no se piense en construir, en comandita con el Cabildo, por ejemplo, un nuevo hospital, un macro hospital que alivie a los dos existentes. Ésa sí sería una magnífica inversión.

Pedro Marrero Sicilia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha