eldiario.es

Menú

Redescubrir a Padrón Acosta

- PUBLICIDAD -

Aunque sea lo menos académico del acto: al profesor José Miguel Perera Santana (Arucas, Gran Canaria, 1978), doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, le tocó una suerte de premio Gordo cuando al acudir a a presentar el primer volumen de la Biblioteca Sebastián Padrón Acosta (Crítica e Historia Literaria), en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC) del Puerto de la Cruz, se encontró con familiares del eminente polígrafo, presbítero, investigador, crítico y escritor portuense, sin duda uno de sus hijos insignes de la primera mitad del siglo XX.

Expresó su satisfacción por tal hecho el filólogo grancanario, estudioso de la obra de Padrón Acosta (1900-1953), en la que basó su tesis doctoral. Ya tiene nuevas fuentes, nuevos testimonios con los que profundizar en sus investigaciones y enriquecer una idea propia que, en su día, brindó a la institución promotora: rescatar y reeditar la biblioteca que reúne textos de todo tipo pero que reflejan, sobre todo, crítica literaria y artística canaria, un material de obligada consulta para los interesados en las materias que abordó.

El mismo José Miguel Perera es el autor del estudio introductorio y edición de este volumen, Las poetisas canarias (Siglos XVIII, XIX y XX), el primero de veinte libros clasificados en cinco bloques temáticos: Creación, Antologías, Crítica e Historia literarias, Historia y Arte. La coleccón, según se explicó, presente no solo la fundamental reedición de escritos importantes de Padrón sino, además, la necesaria recopilación, ordenada y unificada, de sus artículos y ensayos, hasta ahora dispersos en ediciones de la prensa histórica canaria.

O sea, que el Puerto de la Cruz está redescubriendo a Sebastián Padrón Acosta, autor de una célebre poesía dedicada a la playa de Martiánez, “negra playa sonora de las riberas mías”. Pero, en su fecunda obra, destaca el acercamiento a la literatura de mujeres en Canarias desde el siglo XVIII hasta la consolidación de las plumas de Mercedes Pinto y Josefina de la Torre. De ello se ocupa el profesor Perera en su trabajo introductorio, en el que alude a Siluetas de mujeres canarias, una recopilación de trabajos publicada desde febrero de 1922 en el periódico Gaceta de Tenerife, en los que describe la creación de la intelectualidad femenina de la época.

Desde Joaquina Viera y Clavijo pasando por Fernanda Siliuto, Victoria Ventoso Cullen, Cesarina Bento, Carmen González del Castillo hasta detenerse en la producción de Leocricia Pestana, Lía Tavío o Dolores Pérez Martel, José Miguel Perera va engranando el lirismo de autoras que atesoran una elevada calidad literaria que da lustre a esta primera entrega de una biblioteca, la de Sebastián Padrón Acosta, que, sin duda, lucirá mucho más a partir de esta iniciativa editorial con la que se puso punto final a la actividad anual del IEHC, agraciada, además, por ese inesperado premio que fue contar con la presencia de parientes de Padrón Acosta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha