eldiario.es

Menú

SOS por el CCPC

- PUBLICIDAD -

Vengo refiriéndome, sin cesar, a la profesionalidad del equipo de personas que lo integran y a la inmensa labor altruista de Radio San Borondón, con una amena e interesante programación, encabezada por su clara apuesta por la libertad de expresión, por la igualdad y por la justicia social, y entroncada con su lucha -sin cuartel- contra la corrupción, actuaciones irregulares o ilícitas, enriquecimientos abusivos, destrucción de la vida y del medio y contra todo lo que suponga un menoscabo del interés general, que es el de la población.

Para mí, tras muchos años de recorrer el dial radiofónico, hoy tiene un lugar destacado en mi casa y en mi ordenador, Radio San Borondón, desde donde me pongo al día de noticias de todo tipo y de otras situaciones sociales de precariedad, de las que otros medios no informan. Y de llamamientos urgentes a la Ciudadanía, poniéndonos en guardia sobre actuaciones irregulares o de abusos de poder, que se siguen dando en Canarias con demasiada frecuencia. La labor de Unión de todos los Canarios, también es fundamental para ellos.

El poder vivir, casi in situ, sesiones del Parlamento de Canarias, plenos de Ayuntamientos, manifestaciones, concentraciones y otros actos reivindicativos diversos, ruedas de prensa, etc., son importantes aportaciones de su radio y de su equipo, que no hacen otros medios. Y que decir sobre la Cultura en toda su extensión y de la Canaria en particular. Nuestro folklore tiene un sobresaliente tratamiento, tanto en su Sala San Borondón como a través de sus ondas, con emisiones en directo y frecuentes redifusiones, extensivas a cualquier Grupo que lo desee, siendo prácticamente el único lugar para los menos conocidos.

Y así sucesivamente, con muchos más contenidos que contarles, pero sin espacio, porque este artículo se haría demasiado largo. Si tuviéramos unos gobernantes justos y permeables a las críticas, que aceptasen de buen grado, por merecidas, descalificaciones o reparos a su gestión, como afloran a diario desde Radio San Borondón, las cosas serían diferentes, más justas. Nadie, por muy político que sea, puede pretender, tras derrotar por terrenos enfangados o alejados del interés general, no obtener descalificaciones o respuestas críticas como contrapartida, porque simplemente no sería de recibo.

Y será entonces, cuando nuestros gobernantes bajen de su nube a la tierra de la realidad de las cosas cotidianas, cuando empiecen a valorar y a tratar, como se merece por la enorme labor que desarrolla, al Centro de la Cultura Popular Canaria, sin discriminarles como hasta ahora vienen haciendo. Se trata sólo de que les reconozcan sus derechos, como a otros, y, entre estos, a una más que merecida concesión de una frecuencia de radio, que se les niega a pesar de su buen proyecto y del contrastado alto índice de audición de su emisora.

No puede desaparecer el CCPC ni Radio San Borondón, es vital que sigan ahí, al pie del cañón, sobre todo por el bien de la población más desfavorecida de las Islas Canarias, que es la mayoría. Debemos presionar a tope a nuestros gobernantes, para que cesen las presiones deshonestas, que podrían terminar provocando su desaparición, y que se les trate como a los demás. No piden sino eso, que no es mucho, y en democracia parece normal que sea así.

Paralelamente, y mientras tanto, tenemos que ayudarles, bien haciéndonos socios con la aportación que queramos, en la seguridad de que con lo aportado podremos adquirir libros y música propia o servicios diversos de sonorización, iluminación/audiovisuales, o bien comprando en sus Tiendas San Borondón Identidad. En ellas, hasta incluso, podemos reservar ya los libros de texto y el material escolar para el próximo curso de nuestros hijos. Cualquier ayuda que les prestemos es vital para su supervivencia y de verdad el fin merece la pena.

*Cándido Quintana es presidente de la Plataforma de Defensa del Puerto de lSanta Cruz.

Cándido Quintana*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha