eldiario.es

Menú

El Scenario de un bofetón

- PUBLICIDAD -

No tenía pensado escribir tan pronto, pero es que me tengo que sacar esta historia de la cabeza. Es una historia real, bueno, son muchas historias reales, y esto es sólo una muestra.

Hace unos días me encontré en la calle con una conocida, la saludé a lo lejos, pero para mi sorpresa avanzó decidida hacia mí y me pidió hablar un momento...

- Claro que sí, mujer, cuéntame...

Y esto es más o menos lo que me contó (el nombre es ficticio, obviamente).

- Cris, estoy siguiendo tu blog. La verdad es que me ha sorprendido que escribas, y bueno, quisiera pedirte un favor: que cuentes mi historia.

- ¿Tú historia?, ¿Te ha pasado algo?

- Aún no, pero estoy muy angustiada. Tampoco es que me haya pasado nada personal, es algo que le está pasando a todo mi departamento, bueno en realidad a más de 3.000 personas. (Marta trabaja en la administración, es personal laboral desde hace 13 años, preparando unas oposiciones que nunca salen).

Nunca he vivido por encima de mis posibilidades. Cuando compré mi casa hace diez años, tenía una buena parte ahorrada, un salario decente, un puesto "fijo" teóricamente. Nunca viví con lujos, pero no me podía quejar. Lo cierto es que jamás me imaginé que la situación fuera a darse la vuelta de esta manera.

Aún me quedan 10 años de hipoteca y ahora pago 515 euros al mes. Soy madre soltera y tengo un niño de ocho años, y estoy haciendo todo lo que puedo por mantenernos a flote.

Resulta que con el último recorte salarial del 20% de la Comunidad Autonoma (Canarias) me he quedado asfixiada, ya no puedo más. Mi sueldo se va a quedar este mes en 860 euros. Si restas la hipoteca, la comunidad, la gasolina, la luz y el agua, me van a quedar unos 200 euros para comer el niño y yo, 50 euros a la semana... menos de cinco euros al día por cabeza (esto sin contar imprevistos, dentistas, gafas, ropa, la revisión del coche,... nada de nada, porque no puedo pagarlo). Pude pagar el IBI con un dinero que tenía guardado para emergencias, pero no he podido pagar el impuesto del coche... no me queda nada.

Se acabaron los lujos como un café a media mañana o un Donut. Vivo al día.

En diciembre no tuvimos paga extra, así que con antelación di de baja el teléfono y la adsl de casa. Ese importe fue el que pude gastar en un regalo para mi hijo... es lo que hay. El año que viene no sé si habrá Reyes, pero lo dudo.

Por desgracia no tengo familia, mi madre murió hace unos años. Estoy sola y no tengo ese colchón familiar del que tanto oigo hablar... pero este no es el tema.

Resulta que mientras veo cómo se desmorona mi vida sin haber hecho otra cosa que trabajar durante años y ya no descarto perder mi puesto de trabajo, verme en la calle con mi hijo, o tener que pedir dinero para subsistir, sigo viendo a muchos políticos y a sus asesores (a los que no se les ha recortado este 20%) seguir disfrutando de privilegios y gastos vergonzosos.

Por mis narices pasan facturas de restaurantes, de viajes, de dietas, un día tras otro... los veo comer a cargo del dinero público varias veces a la semana... y yo no sé qué hacer desde el día 20 del mes.

No es sólo mi departamento, ocurre en el resto, incluso en otras administraciones. Hay algunos que hasta montan comidas en las oficinas, con catering, para ellos y sus amigos... nos pasan los solomillos y las botellas de vino al lado de las mesas donde trabajamos.

Pero sé que hay gente en peor situación, pienso en todos los que están en paro, por supuesto. Una compañera con tres niños (cuyo marido tuvo un alto cargo en una constructora y lleva parado tres años) se había comprado un buen piso, pagando el doble de hipoteca que en mi caso. El no encuentra trabajo y ella cobra lo mismo que yo, así que desde este mes van a dejar de pagar las cuotas... la familia puede ayudarles con comida, pero no con dinero y tras este recorte se están preparando para lo peor... y se supone que éramos la clase media.

Te pido que lo cuentes, que dejen de insultarnos con sus gastos inútiles, de gastarse en un almuerzo lo que yo tengo para comer durante un mes con mi hijo. Basta ya de amenazarnos con más recortes o más despidos. No es Bárcenas, no es Rajoy, no es Zapatero, son todos: los veo a diario. No son políticos, son vividores profesionales.

Cris, reconozco que hace un año y pico cuando empecé a seguirte me parecía que eras una exagerada. Ahora sé que no es así, es que yo estaba muy mal informada, pasaba de leer malas noticias en la prensa, no iban conmigo y no quería amargarme la vida... y mira ahora. Si pierdo mi trabajo, ¿qué será de nosotros?...

El bofetón:

Sé que Marta no es la única... Hace unas semanas había tenido una conversación parecida con otra persona, y luego con una vieja amiga, y con un vecino, y hasta con un empleado público que me dijo muy serio:

- Se están buscando un bofetón.

- ¿Un bofetón?

- Sí mi niña. Si me cruzo al impresentable de mi jefe esta semana, que acaba de echar a cuatro personas a la calle y se fue rapidito sin despedirse para irse a un almuerzo, le meto un bofetón por hijoputa. Y aunque no te lo creas, el muy capullo ha tenido los huevos de contratar a un amigo de asesor después de echar a esta gente a la calle.

Si me veo a uno de sus asesores pasando dietas y gastos mientras yo ya no tengo para las playeras de mis hijos, le meto un bofetón.

Aquí van a empezar a llover tortas, porque se las están buscando con sus exhibiciones impúdicas de poder y despilfarro delante de gente que ya está empezando a pasar hambre por sus recortes.

¿Y si de verdad empiezan a llover tortas en los restaurantes, en los aviones, en el parking del aeropuerto donde esperan los chóferes de los coches oficiales? 3.000 personas cabreadas son un buen ejército, pero siendo realistas, lo más probable es que aumenten los escoltas en vez de reducir sus gastos.

En vez de recurrir a la violencia, ¿no es más efectivo hacer público el derroche y denunciar a los carotas? Sé que hay empleados que tienen miedo, pero es que están para defender lo público y son quienes pueden y deben hacerlo. En todas las administraciones, en todos los puestos de trabajo, todo el personal puede hacer algo para limpiar la gestión de lo público y más en estos momentos. No estamos para tonterías.

Información: El Gobierno de Canarias ha decidido recortar el 20% del sueldo al 5% de su plantilla en vez del 1% al 100%, que ahorraría la misma cantidad. Tampoco han ahorrado en otras partidas como en los salarios de los asesores, ni en gastos de representación, etc... La discriminación se aplica sólo al personal laboral indefinido y a los funcionarios en interinidad, es decir, a los que tienen más inseguridad laboral... Más información aquí.

El lado bueno de las cosas:

Para acabar con buen rollo, una noticia que pone los pelos de punta. Una señora pre-jubilada, ex azafata de Iberia, ha montado su propia ONG dando cobijo en su casa a gente que vive en la calle. La historia es impresionante, yo no me considero tan valiente ni de lejos. Pero sin embargo esta noticia me hace creer en el ser humano, en su bondad, en su capacidad de dar amor,...

Que tengan una buena semana y que disfruten de las pequeñas cosas... como la arena de la playa, al menos nosotros los canarios, que la tenemos bien cerca. ¡Ah! y si les ha parecido interesante, compártanlo por favor, a lo mejor consiguen que alguno cambien su conducta y se evite recibir un buen bofetón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha