eldiario.es

Menú

Soria ficción

- PUBLICIDAD -

1) Por los días en que andaban los populares elementados en si sería Rodrigo Rato o Mariano Rajoy el sucesor de Aznar, estaba Soria ocupado en enterrar al defenestrado José Miguel Bravo. Y dicen que tan convencido de que Rato sería el ungido que no atendió el ruego de Rajoy de que no sorroballara y diera una salida digna a Bravo, del que es muy amigo el hoy presidente.

2) Soria no le hizo caso sino al revés, cosa que Rajoy no le perdonó y cuentan los más viejos del lugar que lo dejó tan fuera de sus oraciones que en varias de sus visitas privadas a Gran Canaria ni le comunicó su presencia, oye. Lo aguantaba oficialmente como presidente del PP canario, pero sin darle chance.

3) La tercera secuencia es del ministro de Economía, Luis de Guindos. La agencia norteamericana privada de espionaje "Strafford" aseguró, antes de las elecciones generales, que, de ganar Rajoy, pondría al frente del Ministerio de Economía a un tecnócrata neoliberal duro. Sería el cabeza de turco que suelen tener a mano los políticos para programar y ejecutar medidas impopulares. Añadió "Strafford" que ese sería Luis de Guindos. Y acertó.

4) Guindos quiso que figuraran en los ministerios económicos gente de su confianza, entre los que aparecía Soria que, por lo visto, es uno de sus amigos.

5) Rajoy accedió porque, además, Soria, deseoso de mejorar su situación ante el hoy presidente, le había entregado en prenda permitir que Bravo encabezara la lista del Cabildo.

6) De ser así, es probable, me dicen, que cuando Guindos salga del Gobierno ante la necesidad de Rajoy de entregar una cabeza al populacho cabreado, caerá con él Soria.

7) Rajoy no tiene en el Gobierno a Soria entre los más cercanos y le ha dejado claro, me insisten, que su próximo destino es la candidatura a la presidencia de Canarias en las próximas elecciones autonómicas. De ahí que aproveche el ministerio en su afán de quebrar el apaño CC-PSOE, con proposiciones deshonestas a los psocialistas, adoptando, además, iniciativas y actitudes soberbias y de aquí estoy yo, que cree él gustan a la gente y se le están volviendo en contra; lo que, unido a la rapidez con que le ha cogido el número la Prensa económica con el asunto de las tarifas eléctricas, pudiera llevarle a batir el récord de Javier Arenas.

Estas y otras cosas circulan por ahí mezcladas con algún que otro sarcasmo. Como el de que igual propone prohibir las vueltas ciclistas a cuenta del fraude del dopaje, visto que justifica precisamente con el fraude de alguna compañía aérea la rebaja de las subvenciones al transporte. O el cómico sobrecogimiento nada más que de pensar que tiene razón Isabel Mena al decir que Cardona es una mala copia de Soria; como si ya no tuviéramos bastante con el original. No sé, en fin, cuanto habrá de cierto en lo que les cuento o si se trata de simple chismorreo partidista. Pero, en cualquier caso, sirve de indicador de lo que hay o puede haber. El tiempo dirá.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha