eldiario.es

Menú

Soria no miente nunca

- PUBLICIDAD -

Esta integridad suya, que ha soportado insidias como la de La Favorita, el Eolo, el asunto del salmón, el de Isolux, el pelotazo del canódromo y demás, hace que crea en lo que aseguró el martes en Fuerteventura: el PSOE utiliza el aparato del Estado para perseguirlo, pobrecito. Yo, ya digo, me lo creo sin más; otros aprovechan para criticar a Zapatero por la notoria ineficacia de la persecución que permite a Soria seguir galleando tan campante.

Es cierto que suena un poco antigua y repetitiva la denuncia soriana por lo que bien pudo ahorrársela. Al fin y al cabo, la persecución no ha engañado a la gente que se ha volcado a desagraviar al PP y a su centenar y pico de perseguidos imputados a través de las encuestas que cuasi colocan a Rajoy en La Moncloa. Aunque sorprenda que esas mismas encuestas le den al aspirante pepero notas tan bajas como a Zapatero. Se entiende que Zapatero puntúe mal porque, después de todo, es a quien toca ahora hacernos la puñeta; pero Rajoy no hace nada, habilidad tan admirada por los españoles que extraña una valoración tan baja como al presidente del Gobierno.

A lo que iba: Soria acusó al PSOE de perseguirlo y aunque, insisto, se trata de recurso viejo, yo me lo creo porque entre sus incapacidades figura, repito, la de no mentir jamás. Sólo me llama la atención que no hace tanto englobaba en el aparato perseguidor del Estado a policías fiscales y jueces y ahora se ha referido sólo a las fuerzas policiales. Quizá sea el noble reconocimiento por su parte de que no le ha ido tan mal con los dos restantes, de los que unos miran para otro lado y los otros le perdonan las costas y comportamientos por los que en las democracias serias le hubieran dado para el pelo; en lo del salmón, por citar un caso, que hay más.

La intervención de Soria fue en el acto de presentación de los candidatos del PP en Fuerteventura. Allí estuvo Esperanza Aguirre y tampoco perdonó al público asistente Águeda Montelongo, que arremetió contra las carencias del Gobierno de Paulino; como si el PP y ella misma nunca hubieran formado parte del Gobierno. No se privó de decirle a Paulino lo que hay que hacer sin explicar por qué no lo hicieron los peperos cuando estaban en el machito y decían llevarse bienísimo con Paulino.

Montelongo pidió a los militantes que se preparen para la puesta en marcha del "Comité de desprestigio que comenzará a levantar calumnias". Dicen que se refería a CC pero a mí, la verdad, lo que me produce morbo es pensar que algo deben saber los nacionalistas de Montelongo para que ella se apresure a ponerse la venda antes de la herida. Aburren hasta a las ovejas de puro predecibles.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha