eldiario.es

Menú

Teatro, puro teatro: Dos años de una gran farsa.

- PUBLICIDAD -

El 20 de Noviembre pasado se cumplieron dos años de la celebración de las últimas Elecciones Generales en nuestro País. El partido Popular obtuvo mayoría absoluta, y El Sr. Mariano Rajoy fue investido Presidente del Gobierno de España.

Celebramos, pues, una 'onomástica' que llega protagonizada, desde mi humilde opinión, por 24 meses rodeados de puro teatro; que ha generado un retraso sin precedentes en la democracia española sobre los derechos más fundamentales de los ciudadanos y el retroceso más evidente del llamado 'Estado del Bienestar', concebido, diseñado y construido por dos Presidentes Socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

Hemos sido testigos de una gran farsa, que dejan en evidencia muchas de las promesas que el candidato Rajoy hizo a los españoles y españolas, cuando decía que se subirían los impuestos, no se recortaría la prestación social a los parados y tampoco se harían recortes en pensiones, educación o sanidad. El sufrimiento de millones de españoles y españolas lo delatan.

Los datos relacionados con el empleo son escalofriantes: la tasa de paro más alta jamás habida en nuestro País, con seis millones de parados; dos millones de hogares con todos sus miembros en paro; 400.000 personas que han tenido que salir del España en busca de trabajo; salarios bajos, trabajo precario, una Reforma Laboral nefasta por sus efectos negativos en la creación y la calidad del empleo y su repercusión en el descenso de ingresos de la Seguridad Social, que ponen en riesgo nuestro sistema de Pensiones.

Y más. La deuda Pública ha crecido en el segundo trimestre de 2013 en 20.582 millones de euros y se sitúa en 943.410 millones, el 92,30% del PIB en España, 25 puntos más que hace dos años; el PIB a finales de 2011 era 0,1% y ahora es del -1,2% ; el déficit del Estado Rajoy lo encontró en -9,4% y en 2012 superó el -10,6%. Y sin embargo, en España y en el último año, han aumentado los ricos hasta un 13%, mientras que decenas de miles de personas que nunca habían padecido pobreza en nuestro hoy la tienen instaladas en sus hogares, en sus vidas.

El Estado de Bienestar, que no es una quimera, que ha sido instrumento para garantizar la igualdad y solidaridad de todos y entre todos, se está viendo seriamente amenazado por el Gobierno del Partido Popular: el Copago farmacéutico para los pensionistas, que antes tenían las medicinas sin coste alguno y hoy no; el abono por gastos farmacéuticos hospitalarios por parte de los enfermos de cáncer, leucemia y otras graves enfermedades; el endurecimiento de los requisitos para que nuestros jóvenes puedan acceder a becas de estudio, o la subida de las tasas universitarias, que está dejando en el camino a muchos de ellos que no pueden finalizar sus formación por falta de recursos en sus familias; la eliminación drástica de prestaciones a las personas dependientes y a sus familias, etc, etc, etc.

La ciudadanía desconfía. "A Peor la Mejoría", que diríamos. Y me pregunto entonces, que pasará en estos dos últimos años de legislatura si hacemos caso a las palabras pronunciadas por Mariano Rajoy este mismo mes de noviembre en una Convención de su formación política, "este Gobierno no va a levantar el pie del acelerador; el camino de las reformas hay que hacerlo entero y hasta el final". Mal asunto.

Los socialistas en las Instituciones Públicas donde tenemos representación intentamos paliar con iniciativas de toda índole los efectos de estas nefastas actuaciones. Lo hacemos donde gobernamos, como es el caso de la Comunidad Autónoma de Canarias, Ayuntamientos y Cabildos, dando prioridad a las políticas sociales, y lo hacemos en donde estamos en la oposición, a pesar de que el rodillo popular, que ejerce su poderío sin querer comprender que por el camino elegido no llegaremos todos en igualdad de condiciones; sin querer percatarse que por en el camino trazado muchos se quedarán, precisamente aquellos más desfavorecido.

El Sr. Mariano Rajoy ha engañado al País. El Partido Popular ha iniciado una auténtica Contrarreforma en España, Política y Social, con la excusa de la Crisis y el poder de la mayoría absoluta. Se tiene la sensación de que para el PP está obsesionado en conseguir la máxima concentración de poder posible, el poder unitario, que les permita ser dueños de nuestro destino, en lo político, social, económico y moral. La propuesta de la Ley de Seguridad Ciudadana, o la Ley de Reforma Educativa del Ministro Wert, así lo atestiguan.

Estaremos al tanto. Los socialistas hemos propuesto en nuestra conferencia política celebrada recientemente soluciones reales a los problemas reales que afectan a la sociedad española. Estamos en el buen camino para recuperar la confianza perdida y ser, pronto, el instrumento a través del cual España recupere la Esperanza. De ustedes dependerá.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha