eldiario.es

Menú

Tirón de orejas no retroactivo

- PUBLICIDAD -

Ha sido, dicen, un tirón de orejas pero dado que no es posible hacerlo retroactivo, la sentencia apenas sirve poco más que para la satisfacción de quienes pusieron en su momento reparos a los presupuestos. Un nuevo caso en que el mandamás de turno hace lo que le da la gana e invita a recurrir a los disconformes, a sabiendas de que cuando se produzca el fallo del tribunal que sea ya habrá logrado los fines que buscaba. Recurre y espérate sentado viene a decir.

En medio de tanta maravilla, salta una nueva perla: el Cabildo de Gran Canaria ha suprimido la atención domiciliaria a 140 familias porque el Gobierno canario suprimió la subvención que había comprometido. El Cabildo alega que no le llega la caja para cubrir el servicio, que consiste en dar asistencia a domicilio como alternativa al ingreso hospitalario.

Las dos preguntas que se imponen de inmediato se refieren a si es posible que el Cabildo no tenga de donde rebañar para atender este capítulo, para el que ya adelantó dinero ante la racanería del Gobierno; y a si no estaremos ante una nueva muestra de la actitud vengativa del macho Soria que machaca allí donde puede a la corporación que presidiera.

Como no tengo respuesta a ninguna de las dos preguntas, me quedo con lo evidente: la falta de sensibilidad del Gobierno, al margen de que Soria tenga o no que ver con el asunto (que la tendrá, seguramente, en función de sus ideas económicas) para una cuestión que afecta especialmente a personas de edad avanzada que no pueden valerse. Un problema que con la creciente esperanza de vida tiende a agravarse y que pudiera llegar a no tener solución si no se actúa con suficiente previsión.

Para mí, qué quieren, estas actitudes reflejan la ferocidad del capitalismo ultraliberal que no se anda con contemplaciones con los más desfavorecidos; por "inservibles" y nada rentables.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha