eldiario.es

Menú

Unidos contra la Troika

- PUBLICIDAD -

El próximo 1 de junio los pueblos europeos tiene una cita con la historia. Han identificado al enemigo común, la Troika formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, responsables de la aplicación de políticas de ajuste y austeridad, recortes sociales, privatizaciones de empresas y servicios públicos y reformas laborales retrógradas que, lejos de resolver los problemas económicos y sociales -recesión, endeudamiento público, desempleo, etcétera-, los agravan para empobrecer uno tras otro a los pueblos de Europa. Una Troika convertida en el símbolo de la Europa neoliberal y antidemocrática que padecemos, que actúa solo en beneficio de la élite que en Alemania, pero también en el resto de los países de la Unión Europea, concentra el poder financiero, industrial y mediático.

En decenas de grandes y pequeñas ciudades, millones de ciudadanos de todas las nacionalidades tendrán la oportunidad, el 1 de junio, de salir a la calles para decir "no, ¡ya basta!" Al unirse para esa acción, los ciudadanos de los distintos pueblos de Europa demostrarán que han comprendido que solo juntos podrán derrotar al enemigo que se ha propuesto acabar con las conquistas -derechos sociales, laborales y humanos-, que los pueblos europeos arrancaron a las élites de las finanzas y la industria tras la Segunda Guerra Mundial.

Dar el primer paso no ha sido sencillo, vino precedido de acciones en las que ya en diversos países se coordinaron esfuerzos, pero ahora se identifica, en la Troika, a los responsables de poner a los pueblos a los pies de los mercados. Es fácil prever que la movilización será un éxito y, lo que es peor para la Troika y el establishment al que sirve, la marea ciudadana, la unión de los pueblos continuará. Tal vez, incluso, pueda abrirse camino la idea de la necesidad de un proceso constituyente para erigir frente a la Europa de los mercados, la Europa de los pueblos y los ciudadanos.

Las elecciones al Parlamento Europeo de junio de 2014, justo dentro de un año, podrían ser, por primera vez, la oportunidad de una participación masiva y consciente de los pueblos y ciudadanos para llevar al Parlamento de Estrasburgo a las fuerzas políticas que exijan para ese Parlamento, la única institución elegida democráticamente en la Unión Europea, la potestad de construir al fin una Europa donde el poder, la capacidad de decidir, de mandar , esté en las manos de los pueblos y los ciudadanos y no de una élite de banqueros, grandes empresarios y políticos puestos a su servicio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha