eldiario.es

Menú

Uso y abuso de la crisis

- PUBLICIDAD -

Sin embargo, el panorama no puede ser más desolador. La contestación debe ser urgente. Y en Canarias, con más razones. Hay que responder también al descaro, al cinismo. Algunos ayuntamientos están intentando negociar convenios a la baja con los trabajadores y trabajadoras municipales con la excusa "estamos en crisis". Quieren aquellos cuyo sueldos son astrónomicos y su labor liliputiense hacer pagar las facturas del derroche capitalista de los últimos años a los de siempre, a los más desfavorecidos de esta sociedad. Aquellos cuya primera medida nada más pisar moqueta es subirse sus ya holgados salarios en un 30% sin que se les caiga la cara de la vergoña.

Lo mismo hace Roberto Góiriz, voz de sus amos de ASPROCAN (Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias). Los trabajadores y las trabajadoras de la agricultura canaria sufren salarios indignos, de los más bajos de todo el Estado español, y si me apuran, de la Unión Europea, fortaleza del capital que ha hurtado la soberanía popular a Canarias. Ahora la excusa bananera es la tan manida crisis para proponer únicamente una subida salarial del 3%, en vez de , como mínimo el 4,3% del IPC autonómico. El año pasado fue la falta de ayudas económicas suficientes. El otro, la mala zafra. Y, con total cinismo, se nos dice a los miembros del Sindicato Obreo Canario - Frente Sindical Obrero de Canarias que por lo menos las condiciones laborales de los trabajadores del empaquetado de plátanos son mejores que en el continente africano. Una burguesía rapaz y sin ética alguna.

Esta semana hemos conocido que el 9% de las familias canarias tiene a todos sus componentes en paro, frente al 5% estatal. 52.900 hogares, que se dice pronto. El Banco de Alimentos y Cáritas ya no poseen medios para ayudar a todas las familias que llegan a sus dependencias pidiendo un plato de comida. Las solicitudes se multiplican sin que las instituciones pongan remedio.

Zapatero al fin estuvo en el comistraje del G-20. Y no le supo decir a Bush que el problema y no precisamente la solución el libre mercado. El problema está también en una socialdemocracia hipócrita que se llena la boca a la hora de hablar de derechos sociales y olvida que los primeros derechos sociales son los económicos. Una de las conclusiones a las que llegó esta cueva de Alí Babá del siglo XXI es que es necesario invertir más dinero público en obras de interés general y al alimón rebajar los tipos impositivos y la presión fiscal de las empresas. Es decir, el sr. Zapatero ha inventado el agua que no moja, el fuego que no quema y el azúcar salado. De aquella manera, pretende decirnos que se gaste más con menos dinero en las arcas estatales. Bonito ejemplo para el gobierno sucursalista de Canarias: esto es apuntalar la conveniencia de la RIC y de la práctica supresión del Impuesto sobre las Sucesiones.

El pueblo canario no espera que llegue una sonda Voyager que les hable de una Arcadia feliz patrocinada por los dueños de la finca. El pueblo ya se organiza. El 27 de Noviembre estaremos en el Parque San Telmo a las 19.30 horas para dirigirnos hacia el Gobierno heterónomo de Canarias y exigir una vida y un trabajo dignos.

Es el primer paso hacia una movilización general en la primavera de 2009. Y tal vez, la mayor huelga general que ha vivido este país que se sigue llamando Canarias, a pesar de los Rivero, Soria, López Aguilar y Góiriz del sistema.

* Secretario de Prensa y Comunicación del FSOC

Rubén Alemán Sánchez*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha