eldiario.es

Menú

¡Vaya mierda de mundo!

- PUBLICIDAD -

Quizá lo peor de la crisis ya pasó. Lo dijo ayer el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos. Ben Bernanke declaró que la recesión económica probablemente ha terminado ya en su país. Uno de los datos es que se están vendiendo más coches. Una de las frases de Mr Bernanke más reproducidas en la prensa internacional fue que "es muy probable que la destrucción de riqueza haya acabado". Mucho menos importante para los periódicos es otra noticia que contaban desde Londres a la misma hora: "Por primera vez en la historia las personas que pasan hambre en el mundo superan los 1000 millones".

En Latinoamérica, una región que produce excedentes de alimentos, son 55 millones los que pasan hambre. Mientras Brasil , Chile, México, Argentina y Uruguay son grandes exportadores de alimentos a Europa y Estados Unidos, en países como Guatemala o en zonas importantes de Mexico y Brasil miles de niños mueren por desnutrición. Alguien debería contarnos que cuando compramos manzanas chilenas, pollo brasileño o chorizo argentino,esos productos volaron sobre las cabezas de 55 millones de hambrientos antes de que sus cajas se colocaran en Mercadona o Hiperdino en la sección de ofertas (¡ños, qué injusticia!).

Para combatir la crisis generada por los avariciosos dirigentes del sistema finaciero internacional los gobernantes del G-20 aprobaron las ayudas a los bancos. Sólo al Citigroup el gobierno de Estados Unidos dio 45.000 millones de dólares para evitar su colapso, mientras que el Programa Mundial de Alimentos sólo ha recibido este año 2600 millones de dólares. La directora del PMA Josette Sheeran dice que serían necesarios 6700 millones de dólares para dar de comer a 108 millones de personas. Con menos del 1 % del dinero público que los Estados han destinado a salvar el sistema financiero internacional se podría afrontar la alimentación de esos 1000 millones de seres humanos que no tienen ni 50 céntimos de euros al día. Pero la crisis internacional ha sido la excusa para recortar la ayuda humanitaria.

Lo que no se ha recortado son los gastos para la guerra. Según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri) los gastos de armamento en el mundo se incrementaron un 4% en 2008 (año de crisis internacional). En los últimos diez años en Sudamérica se incrementó este gasto en un 50 %, mientras crece el hambre. La causa fundamental fue el aumento en Brasil y Colombia, aunque a nuestros periódicos y a Barack Obama sólo le preocupan las armas que compra Venezuela porque Hugo Chávez es muy malo.

Mr Bernanke protagoniza hoy las portadas de los periódicos con su frase " es muy probable que la destrucción de riqueza se haya acabado". Pero la destrucción de pobreza y el fin del hambre no han empezado, porque ni siquiera está en la agenda del G-8, ni del G-20, ni siquiera de la ONU. Pues felicidades Mr. Bernanke, el capitalismo goza de buena salud. Le conté a mi compañera estos datos y me dijo: " Vaya mierda de mundo". Creo que su frase vale como titular.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha