eldiario.es

Menú

Desde el alba al ocaso

- PUBLICIDAD -

Me despierto al alba y escucho y oigo la radio, y las noticias no son buenas. Salvador Alba sigue siendo juez, Donald Trump en enero asumirá la presidencia de Estados Unidos, Mariano Rajoy está ya pensando en disolver las Cortes en mayo o junio para coger a Podemos y al PSOE abrochándose los zapatos mientras ambos corren, y Fernando Clavijo sigue buscando su auto por La Laguna y el Monte de la Esperanza, mientras sueña con cargarse a todas las vides de Tacoronte/Acentejo, a todas las papas negras y bonitas, y llenar todo con urbanizaciones y chalets adosados, cemento, mucho cemento. En otro orden de cosas he llegado a la conclusión que el juez Alba es un genio en grabaciones, y hay una que me sorprende tremendamente, y miren que a estas alturas de la vida no me asombro por casi nada, pero una conversación con los colegas Vielba, Moya y Goizueta charlando sobre el “caso Unión” de Lanzarote me pone los pelos de punta. Lo del entramado realizado presuntamente por Alba y Soria contra la jueza Victoria Rosell, para perjudicarla políticamente cuando era diputada de Podemos, es de juzgado de guardia, nunca mejor dicho.

Me despierto de nuevo al alba y para variar escucho a Luis Eduardo Aute en su canción “Al Alba”. “Si te dijera amor mío, que temo a la madrugada, no sé qué estrellas son estas, que hieren como amenazas, ni sé que sangra la luna, al filo de su guadaña”. Otra vez la luna y el alba. El asunto/trasunto de Santiago Alba y José Manuel Soria va a continuar la semana próxima, porque la jueza Margarita Varona ha citado a declarar al juez Alba, al abogado de Miguel Ángel Ramírez, Sergio Armario, a la fiscal Evangelina Rios, a José Risquete, abogado del Estado, a Cristina Rodríguez, letrada de la Tesorería General de la Seguridad Social, a Paloma del Amo, abogada de la Unión Sindical Obrera (USO), y finalmente a Miguel Ángel Ramírez. La jueza Margarita Varona intentará clarificar si la reunión que mantuvieron Ramírez y Alba se celebró a iniciativa del magistrado o fue a consecuencia de la influencia directa o indirecta del empresario. Ahora la cosa va de fiscales, con el Fiscal Jefe, Vicente Garrido, defendiendo a la fiscal Evangelina Rios, y con la mayoría de los fiscales criticando al Consejo General del Poder Judicial por su pasividad en Albagate. Menuda tramoya.

Faltaban unos minutos para las dos de la tarde del lunes cuando la Luna se acercó a la Tierra, y en la Avenida de Las Canteras se agolpó un buen número de gente para presenciar tal yuxtaposición. Me tropiezo con la vecina del quinto que está ensimismada mirando para el cielo, y me larga sin previo aviso: “veo que últimamente está en la Luna, no sé si la de Valencia de Rita Barberá, o en la de Madrid de Esperanza Aguirre, pero anda un poco en La Luna. Lo primero que le digo es que el término correcto del amanecer no es alba, sino orto. Y ya estoy harta del rollo de Alba, que tengo complejo de grabadora. Y la superluna sin aparecer, al menos yo no la veo. Cambiemos de disco, que la cosa está complicada con la victoria de Trump. A ver si se entera que lo que ha sucedido en Estados Unidos es producto de la crisis que vive la profunda sociedad norteamericana, especialmente en las zonas rurales del interior, que está desnortada, y ha vuelto a revivir la lucha racial entre los blancos contra negros y chicanos, ahí tiene de nuevo al Ku Kluk Klan, que convocó a un desfile de la victoria al ganar Trump. Además tenga en cuenta lo injusto del sistema electoral USA, que un candidato puede ganar en votos, y el otro en delegados, como ha ocurrido ahora con Trump y Clinton. Aunque no es exactamente igual, se me parece a lo injusto del sistema electoral canario, que Curbelo sacó tres diputados en La Gomera con cinco mil votos y Ciudadanos con cincuenta mil no tiene ni un diputado en Teobaldo Power. ¡Menudos sistemas antisistemas, el yanqui y el canario!”.

Se queda mirando al cielo a ver si ve la dichosa Luna, y de nuevo vuelve con su discurso maximalista. “En realidad a la crisis mundial ha contribuido el retroceso terrible de la socialdemocracia en todo el mundo, especialmente en Europa. Hablamos mucho de los Papandreu, Craxi, pero nadie quiere analizar la fuerte caída de Hollande y Valls en Francia. Si ambos los dos son socialistas, estamos listos, soy “La Pasionaria”. Pero no se aflija, a la extrema derecha mundial pronto le llegará su ocaso, seguro que van camino del ocaso”. Se pasó media hora explicándome el ocaso de los ultras norteamericanos, europeos y del nacionalcatolicismo en España. Cuando llegue a casa puse primero para escuchar pausadamente a Leonard Cohen, con su “You Want it Darker”, para extenderme con su performance “Hallelujah”, para seguir con su maravilloso “Dance Me tu the End of Love”, y luego me enfrasqué con “El ocaso de los Dioses”, de Richard Wagner, para darle ambiente a la quisicosa lunar, y para rematar la faena wagneriana escuché completo “El anillo de los Nibelungos”, con las otras tres óperas, “El oro del Rin”, “La valquiria”, y “Sigfrido”. Un poco melómano que es uno, que no todo puede ser deportes y política. Por la tarde/noche salí de nuevo a mirar para La Luna en pleno ocaso del día. Pero la verdad es que no logré mi propósito lunar. Y el Consejo General del Poder Judicial en Belén con los pastores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha