eldiario.es

Menú

Sin arrestos no hay paraíso

- PUBLICIDAD -

Los socialistas han querido regalar el papel estelar de la oposición a Podemos después de que quince de sus diputados rechazaran palmariamente la investidura de Mariano Rajoy. Entre estos parlamentarios con arrestos no hay ninguno de Canarias, lo que es lógico y natural si tenemos en cuenta el rol secundario y prescindible que los socialistas interpretan en las islas dentro de un telefilme barato de serie B.

Si a los diputados socialistas en el Congreso les restamos los quince valientes que han desoído la orden imperativa de la gestora controlada por Susana Díaz, el PSOE contaría ahora en la cámara con menos diputados que Podemos. Cuando una quincena desobedece la disciplina del partido ya no se pueden contabilizar ni garantizar sus votos como del PSOE. De hecho esos quince diputados de izquierda están más cerca de Podemos que del PP y Ciudadanos. Y, si me apuran, también del propio PSOE.

Siempre es preferible contar con un representante público que vota según su conciencia que con otro que obedece ciega y sumisamente lo que le ordena el de arriba, sin contar con los de abajo. La gestora del PSOE, la que acabó de un plumazo con la secretaría general de Pedro Sánchez, no ordenó la abstención por el bien común y colectivo de España, como algunos de ellos aducen, sino por el interés sectario y partidista, incluso individual, de sus dirigentes, que creen que unas terceras elecciones habría convertido al PSOE en el tercer partido en discordia, en una formación simbólica e irrisoria, en un Ciudadanos de una supuesta izquierda.
Es triste comprobar lo que ha sido el PSOE en la historia política de España y en lo que se ha convertido hoy. Eso se ve hasta en Canarias, que desde la época de Jerónimo Saavedra solo levantó cabeza con López Aguilar, pero sus adversarios se unieron para exiliarlo con la ayuda de algunos correligionarios que prefirieron malo conocido que bueno por conocer.

Los socialistas canarios han hecho un amago para asustar a CC, haciendo como que iban a romper el pacto con los nacionalistas para aliarse con el PP. Hasta ahora ninguno de los grandes partidos en Canarias ha tenido el arrojo de dejar a CC fuera del pastel del gobierno. No se atreven porque no tienen lo que hay que tener. Sin coraje y valentía no se puede gobernar un país. Rajoy lo sabe. Y Clavijo también.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha