eldiario.es

Menú

El bombero pirómano

Los activistas de la organización ecologista no son bolcheviques armados, sino pacifistas cuya única arma es la lancha neumática

- PUBLICIDAD -

La Armada española se comporta con Greenpeace como el bombero pirómano: te embisto, te tiro al agua, te parto la pierna y la cara y luego te rescato y te llevo en helicóptero al hospital Negrín. Si los militares hubieran sido más profesionales, no habría hecho falta herir a la activista italiana para luego trasportarla por aire al hospital.

El ministro de Defensa asegura que la actuación de la Armada fue proporcionada, por lo que miente o no ha visto las imágenes porque estará muy ocupado en otras guerras propias de su cargo y condición. El ministro Morenés viene de empresas armamentísticas del sector y por eso conoce bien lo que vale un peine en forma de misil.

Los activistas de la organización ecologista no son bolcheviques armados, sino pacifistas cuya única arma es la lancha neumática. La forma en que los militares españoles los abordaron fue nauseabunda y desmedida, lo diga el ministro armero o el criado de Agamenón.

Paulino Rivero acusa al Gobierno central de hacer de mamporrero de Repsol y de pagar con dinero público la seguridad de una multinacional. El presidente entiende que Rajoy y Soria nos tratan como si fuéramos una colonia mientras los ministros de la guerra y el petróleo ridiculizan la opinión que tenemos sobre las prospecciones petrolíferas.

El subsecretario de Estado de Industria se debate entre Greenpeace, en el que milita desde jovencito, y Repsol. No hace falta que explique Enrique Hernández Bento hacia dónde se decantará. Los sueños de juventud se desvanecen ante un buen puesto de trabajo. Quizá por eso siga en el PP y no apueste por las energías limpias. Pero debe tener claro que los que juegan sucio no están en el otro bando.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha