eldiario.es

Menú

El camino a la irrelevancia

Con la legislatura difunta y lista para ser enterrada, una cuestión de orden menor -la decisión de Soria de colocar a su acólito Juan Santana en el Consejo Rector de la tele- ha colocado al PSOE en posición de disparo sobre su propio pié

- PUBLICIDAD -

El conflicto abierto por la decisión del PP de presentar a Juan Santana como miembro del futuro Consejo Rector de la tele canaria, y por la reacción del PSOE negándose a votar el Consejo si no se retira el nombre de Santana de la plancha, es otra demostración más de cómo la pérdida de objetivos y de capacidad de análisis están llevando al PSOE camino de la más absoluta irrelevancia.

La aprobación de la Ley de la Radiotelevisión Pública y el compromiso de sustituir al actual director general del Ente -el archidenunciado Willy García- fueron dos de los compromisos electorales del PSOE canario, cuyo cumplimiento fue retrasado hasta el mismo alero de la legislatura por un un mal entendido sometimiento al pacto de Gobierno con Rivero, a pesar de que la tele no formó nunca parte de los acuerdos suscritos con Coalición.

Ahora, con la legislatura difunta y lista para ser enterrada, una cuestión de orden menor -la decisión de Soria de colocar a su acólito Juan Santana en el Consejo Rector de la tele- ha colocado al PSOE en posición de disparo sobre su propio pié. Después de su patética intervención ante la Comisión parlamentaria de control de la tele, Santana -entregado escudero mediático del ministro Soria- no fue votado por los socialistas, que sí dieron su apoyo a la otra candidata propuesta por el PP, la periodista Bravo de Laguna. Pero -aún sin los votos ni del PSOE ni de Nueva Canarias-, Juan Santana obtuvo por los pelos el plácet para entrar en el Consejo. Es bastante discutible que reúna las condiciones establecidas en la ley, pero es obvio que la Comisión encargada de juzgarle ha entendido que sí las tiene.

Y ahora el PSOE se plantea votar en contra de la elección de todo el Consejo, incluído el candidato propuesto por los propios socialistas, Francisco Moreno, consiguiendo con ello que lo que probablemente no es más que una calculada provocación del ministro, impida renovar el Consejo y mantenga a Willy en el machito, haciendo más de las suyas durante la próxima campaña electoral.

No sé como se adoptan las decisiones en el PSOE. Pero muchas veces tiene uno la impresión de que hay un cierto y melancólico esteticismo en muchas de ellas. Alguien debería recordar a los diputados socialistas aquella sentencia clásica que asegura que la mejor política posible consiste -la mayor parte de las veces- en elegir entre una opción mala y otra pésima.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha