eldiario.es

Menú

No me cortes la 'curtura'

- PUBLICIDAD -

Lo más curioso de todo, es que Velázquez, Vivaldi o Shakespeare fueron capaces de lograr aquello, sin ni si quiera proponérselo. Y los tres no crearon absolutamente nada a partir de una motivación original primigenia, sino más bien, por la pura necesidad de ganarse el pan con lo mejor, o lo único, que sabían hacer. Siempre trabajaron por encargo, y a los ojos de sus contemporáneos no eran más que hábiles artesanos, de la pintura, de la música y de la palabra.

Pero no nos engañemos, este tipo de arte contemporáneo del que hablo queda limitado a figuras como Dalí o Picasso. La inmensa mayoría de las personas que hoy se dedican a esto de la cultura aspiran, legítimamente, al mecenazgo. Una obra de teatro, una película, un concierto, una exposición de pintura o un libro requieren de una serie de gastos que el público, raras veces, está dispuesto a sufragar para disfrutar. El mundo de la cultura, si queremos que sea de masas, y conserve la calidad, necesita del mecenazgo.

Ahora bien, ¿qué tipo de mecenazgo queremos en Canarias: público o privado? En lo público, encontramos ejemplos que ayudan a ilustrar tanto sus bondades (un festival de recitadores al que asistí hace unos días en Vecindario) como sus perversiones (ay los amigos de la ópera del señor Saavedra). En lo privado la cosa se complica un poco. De hecho, nos podríamos preguntar si existe el mecenazgo privado en Canarias. Seguramente sí, pero desconozco ejemplos de relevancia y eso que soy un canario entusiasta del teatro, la música y todas las manifestaciones culturales en general. ¡Cómo puede ser que con una población de 2 millones de almas no existan editoriales, empresas de eventos o compañías de artistas que sean capaces de salir adelante sin el concurso de lo público! Perdonen la vehemencia, pero no lo entiendo.

Me he leído de pe a pa la Ley de Mecenazgo del año 2002, y aunque podría aprovechar para sacarle punta, lo cierto es que la ley ofrece posibilidades para generar una verdadera industria de la cultura. El mecenazgo público es necesario, por supuesto, tanto más por nuestra situación fragmentada y periférica. Pero la enseñanza que debemos extraer de esta crisis es que la cultura es el primer área del que recortará cualquier gobierno, sea del signo que sea, si las cosas se ponen feas. Si de verdad queremos una cultura de la que puedan vivir muchas familias en el largo plazo, la subvención pública es mucho menos segura que afrontar el riesgo del éxito y el fracaso. Debemos convencer a aquellos que tienen el dinero -y que no lo perderán con la crisis- para que inviertan y gasten en ella, en vez de en más ladrillo.

He escuchado a muchos economistas, sociólogos, e incluso políticos, decir que esta crisis es una oportunidad, y esto es mucho más que cierto para el mundo de la cultura en Canarias. El Gobierno Canario de CC-PSOE pretende recortar el 65% de la partida destinada a Cultura y lo mismo están haciendo en mayor o menor medida todos nuestros ayuntamientos. Propuestas como la de Nueva Canarias en Las Palmas de Gran Canaria, que quiere convertir los castillos de la capital en nódulos de una red turístico-cultural, es el camino a seguir. El dinero público (acondicionamiento de los castillos) debe servir para atraer capital privado (representaciones históricas, charlas y conferencias, galerías de arte anejas, merchandising de todo tipo, etc.). Pero además, nuestros representantes, nuestros intelectuales y artistas, deben recordar, en los foros empresariales, que la cultura es una posibilidad rentable de inversión que va más allá del dinero.

La cultura es la manifestación más sagrada de un pueblo. Es obligación de las administraciones públicas procurar su desarrollo y nunca limitarlo mediante la censura o el olvido. Pero la cultura debe encontrar sinergias con la realidad que la rodea. Y no debe exigir el mecenazgo, sino conseguirlo. El victimismo es antitético al arte y la cultura, que si por algo se distinguen es por la creatividad.

Himar Cabrera

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha