eldiario.es

Menú

Lo que nos ha costado el PP

- PUBLICIDAD -

Los doce años de gestión municipal del PP desencadenaron un alud de saladas sentencias condenatorias que han dejado al Ayuntamiento de Las Palmas en las últimas. El importe total a pagar lo incapacita para atender debidamente las necesidades de la ciudad. Al margen de que la mayoría psocialista utilice semejante desastre para justificar sus errores y carencias, las cifras están a la vista. Pero no las han "interiorizado" los administrados, lo que hace posible, por ejemplo, que la ex alcaldesa Luzardo se permita el lujo de lavarle la cara al gobierno municipal incluso con situaciones que ella misma creó o agravó. Del Cabildo y de la actitud de Larry Álvarez, antiguo martillo pilón de Soria, cabe decir cosa parecida.

Sin embargo, lo de Luzardo y Larry son cáscaras de lapas respecto a lo de Soria, que para salvar su despeluzado palmito sigue arremetiendo contra las instituciones respaldado por CC. Su contribución al desprestigio del Parlamento canario es notoria; desde las conclusiones de la comisión de investigación del caso Eolo para acá. En sus ataques a López Aguilar acusa al Gobierno central de connivencias con policías, jueces y fiscales para satisfacer los deseos de venganza de Zapatero ante los "éxitos" del PP canario. Instrumentalizó el archivo provisional de una de las causas contra Santana Cazorla no en defensa de la honestidad del empresario, que le tiene sin cuidado, sino para echarlo por delante y hacer verosímiles sus manipulaciones, obligando a la Audiencia Provincial a dictar auto aclarando que la Policía se atuvo a la ley de Enjuiciamiento Criminal al detener al empresario obligada por la misma ley. Pretendía Soria abonar la idea de la conspiración universal en su contra. La reivindicación de que los isleños vayan por la calle en la seguridad de que no serán detenidos fue muy reveladora de sus torcidos propósitos.

Soria, claro, ha procurado que el auto pase desapercibido para no perjudicar tan malvado discurso; hasta el punto de que la mano amiga que escribió el lamentable comunicado del Círculo de Empresarios también lo ignoró. Menudo embolado. La capacidad contaminante del "factor Soria" desveló así, como señalara el fiscal Garrido, el preocupante desconocimiento de las leyes de significados dirigentes empresariales. La misma contaminación que llevó a Águeda Montelongo a destacar la "seriedad" de la asociación empresarial; lo que equivale, por comparación, a negarle seriedad a la Fiscalía y a la Audiencia emisora del auto afirmando la legalidad de la detención de Santana Cazorla. No sé cómo, pero debería accederse a la política por oposición para evitarnos vergüenzas y otros efectos colaterales.

De todos modos, no sé si servirían las oposiciones. Porque a Miguel Cabrera Pérez-Camacho, que une la condición de abogado a la de parlamentario pepero, no lo salvó lo que haya estudiado de contraer la soriasis. El hombre asumió hace un par de día las "tesis" conspiranoicas de su presidente regional y desautorizó el auto de la Audiencia con tal énfasis enfervorizado que casi se le escapa que se lo pasa por el arco del triunfo. Lo que hubiera dicho de no estar ante un micrófono sino entre amigos.

Además de descalabrar las finanzas de las dos corporaciones grancanarias, Soria y los suyos buscan ahora el descrédito de las instituciones del Estado de Derecho y no vacilan al denunciar reuniones de López Aguilar con los mandos policiales para repasar, supongo, los avances de la conspiración y decidir los siguientes pasos. Les atribuyen, en definitiva, a Aguilar y a los policías, un grandísimo delito que deja en poquito el espionaje en el PP de Madrid.

Da más que pena la ruindad política de este personaje. Lo que decidan los tribunales ya se verá; pero en la parte que nos toca a todos interesa asumir, para que no nos vuelvan locos, que a la ruina económica de las corporaciones añade Soria el deshilachado destrozón de las instituciones que soportan la convivencia no ya democrática, sino mínimamente civilizada. No hay derecho a que tengamos que soportar a este tipo de gente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha