eldiario.es

Menú

El debate del GCB

- PUBLICIDAD -

Dice el alcalde que si nos atuviéramos sólo a los costes del arte y de la cultura, no tendríamos los festivales de Música y de Cine; y que no se puede liquidar algo porque sea iniciativa del partido rival. Son sus razones. Desde luego, no me sorprendería que al nuevo Cabildo le tentara usar la guadaña que el GCB fuera invención del PP. Una mezquindad, de ser así; pero admitan que tampoco sería de recibo apechugar con lo que venga mal dado para que no se diga. En cualquier caso, esa no es la cuestión. Es cierto, como dice Saavedra, que la satisfacción de necesidades culturales requiere esfuerzos económicos que han de hacerse; lo que no quita que en ocasiones sean inasumibles. Él mismo dijo que ojalá tuviera el Ayuntamiento capacidad para poner en marcha el GCB, pero que han de atenderse primero las cargas culturales ya existentes. La pregunta se impone: ¿Piensa Saavedra que el Cabildo está en condiciones de afrontar en solitario una carga con la que el Ayuntamiento no puede? Por su parte, Gelu Barbu justificó ayer, en La Provincia, la decisión del Cabildo y consideró el GCB “delirio de grandeza” de “un político megalómano y un coreógrafo frustrado”. Barbu es, desde hace muchísimo, referente del ballet y de su enseñanza en Canarias. Y se le nota que Anatol Yanowski, director del GCB y relativamente nuevo en esta plaza, no es santo de su devoción. Circunstancia que no resta valor a su opinión de que 1.200.000 euros gastados en los primeros seis meses es demasiado dinero ni a la observación de que “ningún otro bailarín cobra en España” los sueldos prometidos por el GCB. Yanowski debe ser un tipo persuasivo para llevarse al huerto al megalómano, que no destaca por su sensibilidad cultural. En cuanto a la promoción del ballet, el GCB sólo contaba con dos canarios. Y tan poco se ha hecho desde siempre por la danza que choca vernos de repente con una compañía formada en tiempo récord para dejar tamañito al mismísimo Ballet Nacional de España. El propio Barbu recuerda que seguimos “sin la tan deseada Escuela Municipal de Danza”. ¿Puede empezarse una casa por el tejado? Va a ser que no.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha