eldiario.es

Menú

En defensa de Miguel Zerolo

- PUBLICIDAD -

El viernes pasado el periodista de El País, Jesús Duva, se reunía en el Hotel Mencey con Antonio Cubillo. El antiguo dirigente del MPAIC contó al periodista cómo hace 30 años sufrió un atentado terrorista. Nada más entrar en el portal de su casa en Argel dos hombres armados con machetes de pesca submarina se abalanzaron sobre el líder independentista y le dejaron con las tripas fuera y heridas en la médula espinal. Cubillo puede contarlo porque un vecino llegó a tiempo de recogerlo y trasladarlo al hospital. Una sentencia de la Audiencia Nacional de julio de 1990 reconocía que el atentado contra Cubillo fue organizado por "personas pertenecientes a los servicios policiales españoles" cuyo máximo jefe era el Ministro del Interior Rodolfo Martín Villa.Y mientras Cubillo hablaba con el periodista, el alcalde presidía el pleno donde se le acusaba de defender la soberanía de Canarias. Curiosamente Miguel Zerolo entró al consistorio hace 30 años como concejal de la UCD, el partido de Martín Villa. Como en el cuento de Caperucita hoy las cosas han cambiado. Ahora es Miguel Zerolo quien representa al lobo nacionalista que según la ponencia política del Partido Popular se quiere comer a España y para ello la está partiendo en cachitos. Según el evangelio de San PP Manuel, capítulo España versículos 83 y 84 todos los nacionalismos se han contagiado del PNV y están impulsando una ofensiva para disgregar España. Es verdad que ahora nos están contando que esos versículos los escribió María San Gil y por tanto son apócrifos, pero la realidad es que María San Gil llena eres de Gracia no llegó a firmar nada.

En el pleno del viernes los concejales del PSOE y de Ciudadanos por Santa Cruz presentaron una moción urgente a favor de "la españolidad de Canarias y el acatamiento de la Constitución". La ausencia más sonada fue la de Ángel ¡Salvador! Llanos. El mismo concejal de Fiestas y Alegrías que el pasado 12 de octubre organizó con dinero público un recital de Raphael dedicado a la bandera de España, no asistió al pleno para evitar votar la moción a favor de la españolidad de Canarias. Parece que Angelito Salvador aprende rápido las lecciones de su mentor PP Manuel Soria: nunca muerdas la mano de quien te deja un cargo público, un coche oficial y unos escoltas, aunque esa mano escriba artículos cuestionando nuestra profunda españolidad.

Por una vez, y no me importa que sirva de precedente, Miguel Zerolo realizó el discurso más coherente de todos. El alcalde defendió su derecho a la libertad de expresión y pidió a los socialistas que presenten en ayuntamientos vascos y catalanes mociones defendiendo su españolidad. Defiendo para el alcalde de Santa Cruz de Tenerife la misma libertad de expresión que él ha negado al periódico Metro Canarias y a colectivos ecologistas y nacionalistas de su ciudad. Me parece increíble que un político tenga que pedir perdón por opinar sobre su modelo de Canarias en un periódico. Me da igual si la conversión al nacionalismo del antiguo concejal de la UCD es producto de una reflexión profunda o una simple cortina de humo. Lo preocupante es que la oposición socialista esté afectada por ese humo y utilice un pleno municipal para defender las ideas de la ponencia política del PP de la que se está desmarcando hasta el autor del texto.Parece que no se han enterado de que los problemas de Zerolo no están en el artículo 2º de la Constitución, sino en algunos artículos del Código Penal.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha