eldiario.es

Menú

El 26J y la democracia parlamentaria

- PUBLICIDAD -

En relación con los comicios del pasado diciembre, estos del 26 de junio han supuesto un ligero repunte de la derecha, con un PP que ha aumentado sus votos y escaños. Pero que si lo comparamos con los datos de 2011, que abrieron las puertas al Gobierno de Rajoy, tiene hoy casi tres millones de votos menos y reduce su representación de 186 a 134 actas, 49 diputados menos.

En las islas se reproduce en buena medida el proceso estatal. El PP, ya sin Soria, mejora con relación a diciembre en porcentaje y número de votos, así como en diputados. Pero de las nueve actas al Congreso de 2011, hoy tiene seis.

La alianza PSOE-Nueva Canarias crece en las islas orientales, tanto en votos como en porcentaje, situándose como segunda fuerza tras el tercer lugar del 20D; manteniendo escaños al Congreso y consiguiendo, además, una plaza en el Senado por Gran Canaria. Sin embargo, baja levemente en las occidentales, perdiendo uno de los dos escaños de los comicios anteriores y manteniendo la plaza al Senado por Tenerife. Se recupera el liderazgo en la izquierda en el conjunto de Canarias y se resiste frente a un escenario estatal adverso derivado de la pinza demoscópica y mediática.

El mayor retroceso lo sufre Unidos Podemos, especialmente significativo en Gran Canaria y su capital. Globalmente, mantiene sus tres escaños, frente a los cinco que les otorgaban los sondeos, y pierde dos de los senadores que obtuvo en diciembre (en Gran Canaria y en Lanzarote). CC salva los muebles en Santa Cruz de Tenerife y acrecienta su retroceso en Las Palmas, consiguiendo menos del 8% de los votos. Ciudadanos consolida sus dos meritorias actas, con una ligera subida.

188 escaños

El del Estado español es un sistema parlamentario, no presidencialista. Gobierna quien consiga en el Congreso de los Diputados el número suficiente de apoyos para hacerlo. Si bien es cierto que la situación es menos favorable para las fuerzas progresistas que tras los comicios de diciembre, no lo es menos que en el rechazo a las políticas conservadoras del PP se sitúan, sin contar a las fuerzas nacionalistas más de 13,6 millones de votantes, el 57% de los sufragios del 26J, y 188 escaños.

Es decir, la mayoría social y la mayoría política, que aspira a acabar con los recortes, la tolerancia contra la corrupción, el autoritarismo y la desigualdad social.

Tras las elecciones del pasado mes de diciembre tampoco daban los números para un Ejecutivo de izquierdas (se necesitaba del apoyo de PNV o CDC). Y se frustró, además, la posibilidad de un Gobierno reformista, con un programa socialdemócrata, que hubiese permitido avances y colocado en la oposición al PP de los recortes, del rodillo de la mayoría absoluta y de las malas prácticas en las instituciones.

La repetición de elecciones tuvo mucho que ver con la pasividad del PP, que a la postre le ha resultado muy rentable y, asimismo, con las intenciones de quienes, hablando de buscar el “desempate” y de ir a una “segunda vuelta”, aspiraban a situarse como referencia hegemónica de la izquierda en el conjunto del Estado.

La jugada no salió, ni mucho menos, como querían estos últimos. No se produjo el sorpasso. Por una multiplicidad de factores. La desconfianza mutua. Los permanentes cambios de discurso, desde la transversalidad a la izquierda, de la izquierda pasando por la asunción de la socialdemocracia y las loas a Zapatero. La huida de electorado de IU por exceso de moderación y de parte del de Podemos por todo lo contrario. Los excesos verbales y gestuales de sus primeros meses de presencia parlamentaria.

NC

La especulación sobre un Gobierno de PP, Cs, PNV y CC ha puesto en el primer plano informativo al diputado electo de Nueva Canarias (NC), Pedro Quevedo, que con su voto o su abstención podría facilitar ese Ejecutivo de derechas, cuando ni siquiera se ha avanzado en acuerdo alguno entre ningún partido. Resulta, asimismo, paradójico que se pretenda responsabilizar del desbloqueo a una organización que solo tiene uno de los 350 diputados que conforman la Cámara.

Además, corresponde en primer lugar a Rajoy, como líder de la fuerza con más escaños, intentar buscar alianzas que le permitan afrontar su investidura. Si no puede, habrá que buscar otras mayorías. El dilema no es Rajoy o terceras elecciones, hay otras alternativas. No es inevitable un Ejecutivo de derechas.

Si el socialista Pedro Sánchez optara a la investidura, contará con el apoyo de Nueva Canarias. Somos leales a lo que firmamos y así lo estipula el acuerdo de cambio político alcanzado entre el PSOE y Nueva Canarias. Un acuerdo programático que incluye una agenda canaria que da respuesta a los principales problemas de nuestra tierra y que, asimismo, incluye nuestro común compromiso de modificación de las políticas económicas, fiscales y sociales.

Nuestro voto estará al servicio del cambio político en España y en Canarias.

Un voto contra las políticas de austeridad y los recortes. Un voto por una fiscalidad más progresiva y justa, contra el fraude y los paraísos fiscales. Un voto contra la Lomce y por un gran pacto por la educación. Un voto contra los copagos y los recortes sanitarios y en la ley de la dependencia.

Un voto por la igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos y a favor de un pacto de Estado contra la violencia de género. Un voto contra el impresentable uso del aparato de Estado para atacar a formaciones políticas y personas.

Un voto contra el maltrato a Canarias. Rechazando la financiación que nos coloca más de 700 millones de euros anuales por debajo de la media española. Exigiendo la recuperación de los convenios de carreteras, así como de los planes de empleo y de infraestructuras. Un voto contra los responsables de que haya aumentado la pobreza y la desigualdad.

Un voto que, como pueden concluir, nunca podría ser, con o sin Rajoy, de apoyo al PP, responsable máximo de la actual situación y que supone más de lo mismo, es decir, austeridad, recortes y desprecio a lo público. Frente al continuismo, estamos convencidos de que es posible aglutinar una mayoría parlamentaria reformista y progresista que desde NC apoyaríamos. Corresponde a otros, PSOE, Podemos y Ciudadanos, fundamentalmente, tratar de articularla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha