eldiario.es

Menú

¿Por qué la derecha tiene tanto pavor a que se tire de la manta?

- PUBLICIDAD -

Modelo Pons

Cospedal ha seguido, en su comparencia, el modelo de argumentación esgrimido el sábado por Esteban González Pons, que consistió en trasladar la responsabilidad de cuanto está sucediendo al PSOE y, en definitiva, al Gobierno. González Pons es vicesecretario de Comunicación del PP y ocupó - hasta que fue fichado por Mariano Rajoy para su sanedrín- altos cargo en la Generalitat valenciana que preside Francisco Camps, circunstancia ésta que conviene ahora mismo no desdeñar.

En Valencia

Ese territorio, el de Valencia, es donde la trama de corrupción, por cierto, parece que está notablemente arraigada, según lo que ha trascendido hasta el momento de los trabajos policiales y judiciales. Ahí Francisco Correa -el íntimo amigo de Alejandro Agag y con buenas relaciones con la familia Aznar- ha hecho, gracias al PP y a las instituciones controladas por la derecha, tan fructíferos como sospechosos negocios.

Vergonzoso affaire

Lo más grave de este vergonzoso affaire ?que recuerda en parte el caso Naseiro, por lo visto un detalle pequeño que los dirigentes del PP han borrado de su memoria- estriba en la reacción de Génova 13. Al igual que Esperanza Aguirre, los marianistas se han atrincherado en su bunker y han decidido culpabilizar al Gobierno Zapatero de sus sucios manejos económicos, supuestamente delictivos, según el criterio ?al menos- del magistrado Garzón y según la impresión mayoritaria no ya en los mentideros madrileños, sino en la calle. Una vez más se comprueba que la distancia real entre el moderado Rajoy y la radical Aguirre es sólo una ficción.

¿Partido único?

Cuando González Pons advierte de que, tras las operaciones de estricta higiene democrática, existe el riesgo "de que se cumpla el sueño de José Blanco y que España acabe siendo un país de partido único", está cometiendo una vileza dialéctica y está demostrando hasta qué grado se puede ser políticamente miserable. El ex alto cargo de Camps afirma también que el PSOE ha puesto en marcha una "estrategia sistemática de eliminación del PP utilizando a la Fiscalía General del Estado y la Policía".

"Acoso y derribo"

Cospedal ha venido a decir lo mismo. Habla de una campaña de "acoso y derribo" del PP y lo hace en términos parecidos a los de Aguirre, exhumando los GAL, las escuchas telefónicas en la época de Felipe González y otras aseveraciones de carácter demagógico. Cospedal cita a Filesa, pero ?como queda apuntado- silencia el caso Naseiro.

El Batallón Vasco-Español

En cuanto a los GAL, tanto Cospedal como Aguirre tendrían que saber cómo Aznar, candidato entonces a residir en Moncloa, se negó a que la Comisión Parlamentaria que investigaba los GAL hiciera lo propio con el Batallón Vasco- Español, que salpicaba directamente a UCD y algún que otro destacado militante de AP.

Respuesta sencilla

Después del asunto del espionaje, que va unido en no pocos episodios al de la trama capitaneada por Correa ?como hoy publica El Plural-, puede asegurarse, sin error a equivocación, que el PP es un partido incapaz de depurar a sus ovejas negras, a sus sinvergüenzas o a sus vividores. ¿Por qué tiene la dirección popular tanto pavor a la verdad y tanto pánico a tirar de la manta? La respuesta es bien sencilla o bien obvia.

Cuestiones no marginales

Intuyen o saben que estas cuestiones no son marginales, sino que pueden alcanzar a la línea de flotación y llevarse a gente muy importante del partido por delante. Pueden más los intereses creados que los principios y los valores de los que alardean.

*Director de El Plural

Enric Sopena*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha