eldiario.es

Menú

La deshonra de La Favorita

- PUBLICIDAD -

Pero hay otra versión de los hechos que me contó un exempleado que conocí en la cola de una ventanilla del ayuntamiento. Cuando se contrataba a una mujer el patrón pedía que pusieran pronto su foto en la pared. Cuando ya estaba colocado el retrato se acercaba a la habitación lo miraba y decidía. "Esta sí". Entonces el encargado de turno sabía cuál era el siguiente paso. Se acercaba a la empleada y le decía que el patrón quería hablar con ella. Los más veteranos sabían perfectamente lo que eso significaba. Había que cumplir la ley medieval Iuis primae noctis, el derecho de pernada. Si la mujer quería continuar trabajando en la fábrica de tabaco debía acostarse con el patrón.

La norma se aplicó en muchas ocasiones. Pero todos recuerdan el día en el que no se cumplió. Al patrón se le antojó una chica joven que tenía un hermano que trabajaba en la fábrica. El hermano tenía un problema de movilidad y muy mala leche. Cuando el encargado le dijo a la muchacha que tenía una cita obligada con el patrón, ella se lo contó a su hermano. "No, no vas a ir, antes perdemos los dos el pan que tú la honra". El empleado se lo dijo al encargado: "Dile al patrón que mi hermana no tiene que verse con él, que nos da igual las consecuencia, que en La Favorita hay familias que no nos humillamos, que no permitimos que nos roben la honra".

Esto ocurrió en la vieja fábrica de tabacos que regía un hombre del régimen. Nadie imaginaba que un tiempo después el patrón iba a desaparecer. Un presunto secuestro que el pueblo no creyó, que atribuyeron a El rubio. La aparición de unos huesos en un pozo que se atribuyeron a Eufemiano Fuentes sirvió para cerrar la primera fase del caso en los juzgados. Pero entre el pueblo siempre quedó la impresión de que todo fue un montaje, de que Eufemiano Fuentes murió de algún infarto bailando samba en Río de Janeiro o en algún lugar exótico. En la memoria colectiva de los trabajadores de La Favorita también quedó aquella rebelión de los hermanos trabajadores: la honra de aquella familia cambió la forma de entender el derecho de pernada que imponía el patrón.

Después pasaron los años y la fábrica pasó a una multinacional del tabaco. La famosa globalización provocó su cierre y el traslado de la producción a la Península Ibérica. Las instalaciones servían para poca cosa. Un recinto que había sido fábrica de tabacos necesitaba grandes reformas para poder usarse para otras cosas. El empresario Santana Cazorla compró las instalaciones por cinco millones de euros. Un político amigo, Jorge Rodríguez, ofreció el recinto a varias empresas. En el acta de una reunión de la empresa editora del Canarias 7 figura la oferta realizada al periódico. Unos meses después de la compra Santa Cazorla vendió la Favorita por 12 millones de euros al ayuntamiento. Siete millones más de lo que le había costado. El acuerdo de la compra lo decidió una comisión del gobierno municipal presidida el entonces concejal de Hacienda Francisco Fernández Roca el 24 de julio de 2002. Dos días antes el edil había viajado a Suiza, estuvo en Ginebra unas horas. El mayor gasto realizado por el ayuntamiento en muchos años se decidió en una comisión municipal a la que no acudió el alcalde José Manuel Soria, que fue presidida por el edil recién aterrizado de Ginegra. CANARIAS AHORA publicó detalles de aquella operación, contó el viaje, el número de la cuenta en suiza que abrió la empresa que vendió la Favorita y los datos del vuelo del concejal de Hacienda. ¿Hubo un fiscal que investigó el asunto?¿Hubo un juez que ordenó llegar al fondo de una operación que olía a chamusquina? No. Hubo una denuncia de José Manuel Soria para defender su honor. En el banquillo de los acusados se sentó el periodista que investigó los hechos. Carlos Sosa fue condenado por una jueza sustituta de la que no se supo más en las islas. En el juicio los abogados de la defensa aportaron los datos de la cuenta corriente y del viaje del concejal. Fernández Roca declaró que "se trataba de un viaje para un asunto personal". La jueza no dejó que se volviera a preguntar por Suiza.

Años después los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria seguimos pagando los 12 millones de euros más los intereses por la compra de la Favorita, varias sentencias del juzgado de lo social dicen que las instalaciones no reúnen los requisitos para trabajar en su interior, la mayor parte del recinto no se puede utilizar. Santana Cazorla tiene pendientes varias causas judiciales relacionadas con la corrupción urbanística en un municipio presidido por un hombre fuerte del PP, cuando la policía detuvo al empresario a José Manuel Soria no le faltó tiempo para defenderlo y sospechar de la policía.

Es bueno recordar aquel día en el que un trabajador de La Favorita le dijo que NO al encargado del personal, defendió "la honra" de su hermana frente a los abusos del patrón. Tampoco debemos olvidar el 24 de julio de 2002, el día de la compra de la fábrica, el día de la deshonra de La favorita. Porque a partir de ahí vino todo lo demás: Canódromo (pelotazo urbanístico donde una empresa sacó al ayuntamiento presidido por Soria el triple de lo que debía), Isoluz, Emalsa, Salmón? Cuando se volvió a permitir el derecho de pernada en La Favorita, cuando en plena democracia la Justicia y el resto de la sociedad cerró los ojos ante un nuevo abuso contra todos nosotros, cuando se permitió regresar a los modales del dictador de bigotes, se abrió la puerta al pasado y se cambió la ley por la trampa, el respeto por la violación, las normas por el asalto, la transparencia económica y tributaria por las cuentas en Suiza. Escribo este artículo después de ver las declaraciones de Soria defendiendo la contratación de publicidad engañosa en una valla del PP disfrazada de CC. Dice Soria que "nadie debe mosquearse por refrescar la memoria". Eso es lo que acabo de hacer. Los pueblos que ignoran su historia están condenados a repetirla.

Otros artículos en el blog 'Somos Nadie'

Juan Garcia Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha