eldiario.es

Menú

Nuestras dunas están de moda

- PUBLICIDAD -

Me explico. A principios de año, la firma de moda francesa Louis Vuitton eligió las dunas de Maspalomas (Gran Canaria) como uno de los escenarios naturales para las fotografías que ilustrarían su catálogo de primavera-verano 2013, por lo que si todo ha ido como estaba programado, nuestras dunas y nuestro sol, a estas alturas deben estar en los mejores escaparates de moda de todo el mundo. La próxima semana tengo que viajar a Madrid y lo podré comprobar en persona en las tiendas que la firma tiene en la calle de Serrano.

Traigo esto a colación porque el tema tiene su importancia. Es altamente positivo para nuestra imagen de marca que firmas de este nivel se fijen en nuestro territorio y lo utilicen para difundir su imagen corporativa y la de sus productos y, sin lugar a dudas, el hecho en sí constituye un claro éxito en la gestión de la imagen turística por parte del Patronato de Turismo de Gran Canaria.

Gran Canaria debería poder presumir de los mejores servicios de playa del mundo y eso, la verdad, es que no podemos hacerlo. Los sectores de hamacas y sombrillas, en la mayoría de nuestras playas sureñas, siguen a lo suyo, sin orden ni concierto y manteniendo un material que no solo no es precisamente el más aparente a nivel de imagen, sino que en una amplia mayoría de los casos, está gastado cuando no inservible y el resignado turista tiene que pagar por esos servicios precios astronómicos, ya que a su vez, el pequeño empresario concesionario de los mismos, ha tenido que pagar cifras bastante considerables para hacerse con el concurso.

Es decir que, por un lado, tenemos un territorio y una riqueza natural que, como Louis Vuitton confirmó hace unos meses, tiene unas cualidades maravillosas para su disfrute visual y paisajístico, pero a pocos metros de esa enorme riqueza natural, nosotros, no sabemos dar la respuesta profesional y turística en las instalaciones colindantes que supuestamente deberían estar a la altura de las circunstancias.

Todos sabemos que la situación económica no es la mejor para gastar, pero hay lujos que no nos podemos permitir por mucho más tiempo y uno de ellos, créanme, es no dotar a nuestras magníficas playas de los mejores y más cualificados servicios para el usuario.

En la mayoría de las piscinas de nuestros buenos hoteles, las instalaciones complementarias, son de una extraordinaria calidad, no voy a nombrar a ninguno de ellos, pero la verdad es que salvo honrosas excepciones, nuestros hoteles cuentan con unos magníficos servicios en sus piscinas. Entonces, cabe preguntarse: ¿cómo es que este nivel no se logra en las playas?, ¿cuál es el problema? Al final, como profesional y observador aplicado de nuestra actividad turística, te tienes que preguntar: ¿y por qué no son los hoteles los que explotan este tipo de servicios? O se exige a los actuales arrendatarios de los mismos, un nivel de calidad similar al que se presta dentro de los hoteles.

Pocos destinos pueden contar con las playas que nosotros tenemos en Canarias, pero les aseguro que hay muchos que cuentan con unos servicios muy superiores a los nuestros y eso no podemos permitírnoslo si queremos mantener nuestro liderazgo en el segmento de producto de sol y playa.

Y el Cabildo que se apuntó ese gran éxito de traer a nuestras dunas de Maspalomas a la firma Louis Vuitton, ¿no podría fijarse un poco en los alrededores? Esperemos que sí.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha