eldiario.es

Menú

De errores, cancelaciones y equivocaciones.

- PUBLICIDAD -

Cuando recibí la liquidación del presupuesto del 2011, procedí a estudiarla y el primer documento a leer fue el informe de la Intervención General. Consta de tan solo cinco páginas, de las que las primeras tres son de números (de la liquidación del presupuesto) y las últimas dos de observaciones u opiniones sobre la liquidación, que no tienen desperdicio.

Las observaciones van desde la falta de documentos ? importantes para el cálculo de los Remanentes de Tesorería ? hasta indicación de que debe procederse a la revisión de datos, pasando por cantidades que, en opinión de la Intervención General, son "muy elevadas". También incluyen sugerencias acerca de la necesidad de "tramitar un expediente de depuración de gastos" y comentarios sobre importes muy elevados, de cuentas pendientes de aplicar al presupuesto.

Si la liquidación del presupuesto de 2011 del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria fuera el balance de situación y la cuenta de pérdidas y ganancias de una empresa privada, y el informe de Intervención General fuera una especia de auditoría contable del cierre del ejercicio 2011, con las "notas" y "observaciones" que contiene, en una Junta General de la empresa (Ayuntamiento), las cuentas no se habrían aprobado. Entendiendo como "salvedades" las 6 o 7 observaciones u opiniones, una empresa normal habría tenido que rehacer las cuentas, adjuntando la documentación y los cálculos que faltan. Habría tenido que aplicar los importes pendientes y, desde luego, iniciar un expediente de depuración de proyectos de gasto con financiación afectada.

Esta situación de tensión entre la Concejalía de Hacienda y la Intervención General no es nueva, y debería servir para que en la liquidación del presupuesto de éste año, se corrija todo lo que se ha indicado. Estaremos pendientes.

Ya metidos en temas de Hacienda municipal, llama la atención la aprobación en el Pleno extraordinario del pasado 20 de julio, de la solicitud de un crédito con aval ICO de 2,6 millones de euros, mientras se inicia un expediente de modificación de crédito de 12,8 millones de euros, por el que se cancela préstamos e intereses del Ayuntamiento con la banca privada. O sea, pido un crédito de 2,6 millones de euros mientras cancelo otros de 12,8 millones de euros. Y si esta situación es, cuanto menos, curiosa, más lo es el que el crédito de 2,6 millones se pide al 6% y los que se cancelan son al 3,18%. Si usted debe dinero a un banco, ¿cancelaría el préstamo a un 3,18% y pediría otro al 6%?

Parece que hay argumentos "técnicos" que dicen que los 2,6 millones solo se pueden pagar mediante el crédito con aval ICO ofrecido por el Ministerio de Hacienda, pero?

En cualquier caso, la más elemental prudencia aconsejaría separar ambas operaciones. Solicitar el crédito de 2,6 millones (obligado por el tiempo marcado por Madrid) y cancelar los créditos por 12,8 millones en septiembre. Hablando de estos 12,8 millones de euros ¿saben ustedes de donde salen estos dineros? De los Remanentes Líquidos de Tesorería del presupuesto del año 2011. Son parte de los 52 millones que anunció el Concejal de Hacienda.

La pregunta es ¿no hay otras necesidades más perentorias en nuestra ciudad que la de cancelar, anticipadamente, créditos bancarios?

En el pleno extraordinario del 20 de julio saltó la liebre, ya que parte de los 2,6 millones de crédito a solicitar son para pagar 1,4 millones de euros a Canaricem. Es la consecuencia de una mala decisión de la Concejala Barrios, cuando en el mandato municipal anuló una tasa municipal sobre mantenimiento de cementerios, sin iniciar y cerrar el expediente, cuya competencia no la tenía ella sino el pleno de la corporación. Como tardó tres años en llevar a pleno la modificación de la tasa municipal, la empresa perjudicada reclamó, y ahora nos costará a todos los ciudadanos 1,4 millones de euros de la sentencia más los intereses bancarios de la parte del préstamo de 2,6 millones de euros.

Es evidente que Nardy Barrios se equivocó, y que no podía arrogarse una competencia que no tenía. El alcalde, aprovechando que, precisamente Nardy sacó el tema en el pleno, fue carnicero con ella. No tanto por lo que dijo sino por la forma en que lo dijo y la manera de recrearse en lo que decía. Entre otras cosas Cardona va a abrir un expediente para depurar responsabilidades pecuniarias, por si las hubiera. Tengo la sensación que Nardy va a tener que buscar un buen abogado y, posiblemente, 1,4 millones de euros?

Eusebio Bautista Vizcaíno

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha