eldiario.es

Menú

El ''frente amplio'' del Punto Fijo canario

- PUBLICIDAD -

Los integrantes del acuerdo tejieron una red de complicidades en corruptelas y en corrupciones en superlativo, que desvirtuaron hasta lo grotesco las "libertades democráticas". Conformaron una sociedad colonizada culturalmente y segregada por desigualdades extremas.

Por cierto, no basto eso para que se frustrara la sólida amistad forjada en el yunque de inquebrantables lazos económicos, entre Felipe González y Carlos Andrés Pérez, capo di tutti capi, de la honorable familia venezolana.

Las cosas siguieron así hasta que en 1.999 un vendaval de antagonismos, dignidades y solidaridades, barrió el régimen de Punto Fijo hasta los estercoleros y elevó a la presidencia de la Republica, con abrumador refrendo popular, al Comandante revolucionario Hugo Chávez.

En Canarias, por no ser menos, hemos tenido también nuestro singular Punto Fijo.

Desde la llamada transición se reparten el poder autonómico tres fuerzas políticas aseguradas tras un impenetrable régimen electoral. Expresan los intereses, cada uno el que le toca, del gran capital y de la burguesía intermediaria, del caciquismo insularista y de una alta burocracia enriquecida desde los dominios de los poderes locales, insulares y autonómicos. Les acompañan toda una corte de vividores y burguesía parasitaria.

Las políticas de nuestro autóctono Punto Fijo han contribuido decididamente a que Canarias sea una de las r egiones de Europa con más bajo nivel de protección social y con mayor deterioro de las condiciones de vida y existencia.

Ahora las distintas fracciones del régimen están inquietas. Los efectos de la reforma laboral, las devastadoras consecuencias de los presupuestos del gobierno de la derecha -que castigan con particular crueldad a nuestro Archipiélago- el decidido asalto privatizador a la enseñanza, a la sanidad y a todo lo público, los severos recortes en la inversión pública y, particularmente, la amplísima contestación de masas les sugieren malos augurios.

La socialdemocracia de derecha rehén de su metamorfosis clasista, de su desnudez ideológica y de su pasado inmediato, esta desvanecida. El Partido Popular, a fuerza de destruir derechos, indultar a las grandes fortunas y a los evasores? no tiene herramientas para cerrar la brecha por donde se le va el crédito "ganado" con la demagogia ilusionista del cambio. Los fantasmas se le multiplican y a mas gatos, mas ratones, mas dosis ideológica reaccionaria y mas restricciones de libertades democráticas en una espiral que empieza a enloquecerse.

En Coalición Canaria, por su parte, actúan al modo de aquel ladrón que pretendía esfumarse al grito de "al ladrón, al ladrón?" señalando para otro lado. Se presentan como si este presente de emergencia social no guardara ninguna relación con el pasado de decenios donde han dominado las palancas del poder político y la caja de los dineros públicos.

Entre tanto Román, activo protagonista del Punto Fijo, ha llegado a plantear la necesidad de un "frente amplio social, político e institucional para hacer frente a esta situación dramática". ¡Román!. El siempre tan dispuesto a hablar con todos, gobernar con todos y para todo. Si bien hoy en la periferia, nadie podrá negarle el derroche de tenacidad, de generosa entrega para el retorno pleno a la tierra de promisión.

Nosotros desde Canarias por la Izquierda compartimos la necesidad de un frente amplio, y en eso estamos. Solo que ese frente amplio irá también dirigido contra ellos, contra el Punto Fijo Canario, contra los intereses oligárquicos y el lumpen social y político que configura buena parte de la base que le sostiene.

El frente amplio de la izquierda anticapitalista no tiene por destino suficiente la ruptura del régimen de reparto del poder político y económico que se ha enfeudado en Canarias, pero es una condición necesaria. Ese frente amplio no le va a servir a Roman para abandonar la cuarentena a que injustamente le somete la sociedad honorable del Punto Fijo Canario. La culpa no es nuestra, que conste.

Por cierto, hemos tenido un soplo de inestimable aliento, de última hora, al saber que Arcadio no está acoquinado como los murmuradores, fiándose solo de las apariencias podían estar insinuando. Formidable estimulo, ahora, ya sabiéndolo, la pelota está en nuestro tejado, somos todos los demás los que tenemos que desacoquinarnos.

Joaquín Sagaseta de Ilurdoz Paradas

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha